Benceno y formaldehído: venenos en la construcción

Los materiales sintéticos empleados en las paredes y el mobiliario desprenden compuestos orgánicos volátiles (COV) que contaminan el aire interior. Muchos productos empleados en pinturas, lacas, barnices y adhesivos emanan tóxicos como el benceno y el formaldehído.

 
Veamos entonces qué materiales contienen estos elementos, que efectos pueden producir en la salud su inhalación y como minimizar sus dañinos efectos:
EL FORMALDEHÍDO
 
Es un gas incoloro de olor penetrante que se utiliza mucho en la fabricación de materiales para la construcción y en la elaboración de productos para el hogar, principalmente resinas adhesivas para tableros de madera aglomerada.

Existen dos tipos de resina de formaldehído: las de urea formaldehído y las de fenol-formaldehído. Los productos elaborados con las primeras liberan formaldehído, mientras que los niveles de emisión de éste por parte de las resinas de fenol-formaldehído son, por lo general, menores. 

¿Dónde se encuentra?
Lana de vidrio
El formaldehído es una sustancia muy utilizada en la elaboración de productos químicos, materiales para la construcción y producto para el hogar. También se lo usa para elaborar colas, productos para el tratamiento de la madera, preservantes, telas que no necesitan planchado, papel de revestimiento y ciertos materiales aislantes. Los materiales para la construcción elaborados con resinas de formaldehído liberan emanaciones de este gas. 


Contrachapado
Entre estos materiales podemos mencionar la madera aglomerada que se utiliza en contrapisos o estanterías, la fibra de madera prensada usada en armarios y mobiliario, la madera terciada de tableros y la espuma de urea-formaldehído de paneles aislantes. Algunos de los materiales que contienen formaldehído ya no se utilizan o han sido reformulados para reducir el contenido del mismo.

Alfombras
La combustión incompleta, el humo de cigarrillo, la quema de madera, el kerosén y el gas natural también son fuentes de emisión de formalaldehído.



¿Cuáles son sus efectos sobre la salud?
El formaldehído normalmente se encuentra en bajas concentraciones, en general menos de 0,06 ppm, tanto al aire libre como en lugares cerrados. En concentraciones de 0,1 ppm o más, puede producir trastornos agudos, tales como ojos llorosos, náuseas, accesos de tos, opresión en el pecho, jadeos, sarpullido, sensación de quemazón en los ojos, nariz y garganta y otros efectos irritantes.

La sensibilidad al formaldehído es muy variable. Mientras ciertas personas muestran una alta sensibilidad a él, otras, a un mismo grado de exposición, no presentan ningún tipo de reacción. Las personas sensibles al formaldehído pueden experimentar síntomas a niveles inferiores a 0,1 ppm. La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niveles de concentración no sean mayores de 0,05 ppm.


El formaldehído ha demostrado ser cancerígeno en animales de laboratorio y también puede serlo en el hombre (IARC 2004). No se conoce el umbral por debajo del cual no existe riesgo de contraer cáncer. Dicho riesgo depende de la concentración y del tiempo de exposición.

¿Cuáles son las soluciones posibles?
Se puede reducir la exposición al formaldehído siguiendo las siguientes recomendaciones:
  • Compre solamente productos de madera aglomerada cuya etiqueta indique un bajo nivel de emanaciones o bien aquellos de fenol-formaldehído, tales como tableros de partículas orientadas o de madera terciada blanda.
  • Incremente el nivel de ventilación en su casa cuando lleve productos que constituyan fuentes de emanación de formaldehído.
  • Utilice mobiliario de otros materiales, como por ejemplo de metal y madera maciza. 
  • Evite utilizar aislamiento de espuma de urea-formaldehído, sustituyendolos por Celulosa o Silicato cálcico.
  • Recubra la superficie de los muebles, armarios y estantes de madera aglomerada con laminados o selladores a base de agua.
  • Lave las telas que no necesitan planchado antes de usarlas.
  • Emplee alfombras de lana y pinturas sin COV o con poca cantidad.
  • Asegúrese de que los artefactos de combustión tengan la puesta a punto adecuada. 
  • Evite fumar en lugares cerrados.

EL BENCENO
El benceno, conocido también como benzol, es un líquido incoloro de olor dulce. El benceno se evapora al aire rápidamente y que se absorbe principalmente por inhalación de sus vapores y por contacto, a través de la piel. Una vez en el organismo el benceno se metaboliza (es decir, se hace menos toxico) a fenol, ácido transmucónico y ácido fenilmercaptúrico y una pequeña fracción del benceno es eliminada en aire exhalado.

El benceno es sumamente inflamable. Se encuentra en el aire, el agua y el suelo. El benceno proviene tanto de fuentes industriales como naturales.

¿Dónde se encuentra?
Pinturas
El benceno ha sido extensamente usado como un disolvente orgánico multiuso. Es buen disolvente de lacas, barnices, ceras, resinas, plásticos, hules y aceites. Este uso es desaconsejado actualmente debido a su alta toxicidad, y carcinogenicidad. Los usos actuales son como materia prima en la síntesis de sustancias químicas y en la fabricación de plásticos, resinas, y detergentes.

Tableros de partículas
La industria de caucho, lubricantes, tintes, detergentes, medicamentos y plaguicidas las fábricas de zapato usan el benceno extensivamente en sus procesos industriales. La exposición a benceno también se puede dar a consecuencia del uso de gasolina y de gasoil.

humo de tabaco
principal fuente en interiores
Una fuente importante de benceno en el aire ambiental es el humo de tabaco, especialmente en el interior de viviendas.

Los vapores (o gases) de productos que contienen benceno, por ejemplo pegamentos, pinturas, cera para muebles y detergentes también pueden ser fuentes de exposición al benceno.

Todos estamos expuestos diariamente a cantidades pequeñas de benceno, en el aire libre, en el trabajo y en el hogar. La exposición de la población se produce principalmente a través de la inhalación de aire que contiene benceno.

¿Cuáles son sus efectos sobre la salud?
Hay varios factores que determinarán si la exposición al benceno producirá efectos adversos, así como el tipo y severidad de los mismos. Estos factores incluyen a la cantidad de benceno a que se expuso y la duración de la exposición.

Las personas que viven en zonas urbanas o en áreas industriales generalmente están expuestas a niveles más altos que las que viven en áreas rurales. Los niveles en el hogar generalmente son más altos que al aire libre. Puede entrar a su cuerpo a través de los pulmones, el tubo digestivo y la piel.

La exposición de benceno crónica puede causar la depresión de médula ósea expresada como leucopenia, anemia y/o trombocitopenia, y anemia aplásica.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha determinado que el benceno es carcinogénico en seres humanos. Los resultados indican que el benceno es un cancerígeno multiorgánico y no puede ser recomendado ningún nivel seguro de exposición.

¿Cuáles son las soluciones posibles?
Emplear materiales que no contengan benceno como madera maciza y ceras vegetales, pinturas sin COV o con poca cantidad y pegamentos sin benceno.

La gasolina y el humo de cigarrillo son dos fuentes principales de exposición al benceno, por lo que se puede reducir limitando el contacto con estas fuentes.

El fumador tipo recibe aproximadamente 10 veces más benceno al día que una persona que no fuma. Es recomendable que las familias no fumen en el hogar, en lugares cerrados o cerca de sus niños.

Debido a que la ruta más probable de exposición al benceno es respirar aire contaminado, se debe tratar de limitar las actividades al aire libre durante los períodos de mayor contaminación.

En los episodios de alta contaminación por benceno, la ventilación de las viviendas debe ser la mínima.

El aire interior generalmente contiene niveles de benceno más altos; estos provienen de productos que contienen benceno tales como tabaco, pegamentos, pinturas, disolventes, cera para muebles, detergentes y otros productos de limpieza. Por lo que es recomendable utilizar este tipo de productos lo menos posible en el interior de las viviendas y favorecer la ventilación de las mismas con aire no contaminado.

Fuentes: Sustentable y Sostenible, Environmental Toxicology Department at UC DavisAgencia para las Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades y Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia
http://blog.deltoroantunez.com/2014/02/benceno-y-formaldehido-nuestros-venenos.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+blogspot%2FSepUS+%28Sustentable+%26amp%3B+Sostenible%29

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba