¿Qué no está funcionando en la reforma de la Ley de Fomento del Alquiler?

Tras cuatro meses de la entrada en vigor de la reforma de la LAU, conocida como Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler de Viviendas, es momento de hacer un análisis de cómo está funcionando y afectando a propietarios e inquilinos. La realidad, es que hay más inconvenientes que ventajas.

 

Principales modificaciones


•    Inscripción del contrato de alquiler

Nadie está optando por registrar el contrato de arrendamiento en el Registro de la Propiedad, pues se trata de un proceso caro y lento que no beneficia a ninguna de las partes.  

•    Reducción de la duración del contrato de arrendamiento

La reducción de la duración del contrato de arrendamiento de 5 a 3 años ha aportado incertidumbre a propietarios e inquilinos que han optado por el alquiler, peligrando la rentabilidad a largo plazo para el propietario y aumentando la inquietud e inestabilidad en las familias que viven de alquiler.

Lo cierto, es que esta medida no beneficia a los que quieren vivir de alquiler, sino aquellos que utilizan el alquiler como alternativa hasta que puedan volver a poner la propiedad en venta.

•    Actualización de la renta por el IPC

Antes de que entrara en vigor la reforma de la LAU, cada vez eran menos los propietarios que optaban por actualizar las rentas a través del IPC, ya que los precios del mercado bajaban para acomodarse a las rentas, mientras el IPC subía. La opción de poder pactar las actualizaciones a través de un índice distinto y más real, me parece un acierto en la nueva normativa. No obstante, tengo que recalcar que aún no hay ningún índice fiable por el que nos podamos regir.

•    Desahucio exprés

Fue un paquete de medidas que pretendía agilizar la vía judicial en los desahucios, pero no fue efectiva y los plazos siguen siendo prácticamente los mismos.  El verdadero  "cuello de botella" se encuentra en la parte procesal, donde no hay medios físicos ni materiales en unos juzgados saturados para agilizar los procesos y hacer cumplir la Ley en tiempo y forma.

 

Alternativas para mejorar


La nueva Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler de Viviendas está resultando más bien inocua entre propietarios e inquilinos. El mercado de alquiler en España, que ya ha alcanzado cierta madurez, no se ha visto especialmente reforzado o dinamizado por estas medidas. La nueva Ley refuerza la idea de alquila hasta que puedas vender, precisamente porque viene precedida de un parón hipotecario sin precedentes, y con la consiguiente caída en picado del mercado de compra-venta.

Para que realmente exista una apuesta por el alquiler se deben de  poner en marcha ventajas fiscales, tanto para inquilinos como propietarios, que les incite a cambiar de mentalidad y abandonen el antiguo paradigma de la compra-venta.

Una apuesta por el alquiler requiere, dentro de un necesario marco regulatorio, una mayor libertad de negociación entre las partes, favoreciendo tanto a propietarios como a inquilinos que han decidido apostar por el alquiler como forma de vida.

Por otro lado, no disponemos de datos reales del número de inmuebles en alquiler que hay en España, datos necesarios para acabar con la economía sumergida y poder hacer políticas de vivienda reales a las necesidades de los ciudadanos, por esto, sería necesario la creación de un Censo en el que se registren todos aquellos alquileres existentes.

Fuente: fotocasa

http://noticias.fotocasa.es/la-opinion-que-no-esta-funcionando-en-la-reforma-de-la-lau__16606.aspx

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba