Perdone que le pregunte: ¿el certificado energético para qué sirve?

Pues no son pocas las ocasiones en que nos han hecho esta pregunta. Y la respuesta no es ni única, ni cierta a día de hoy. Actualmente, tiene sólo carácter informativo y, como tal información, veremos el uso que hace tanto la administración como los usarios de la misma.

 

Lo que vamos a tratar de avanzar es en uno de los aspectos que se prevé que sirva, basándonos en lo que ha ocurrido en otros países. 

 

En concreto nos centramos en el precio de los inmuebles a razón de una buena calificación y sus consecuencias dado el informe emitido por el Department of Energy & Climate Change de Inglaterra en el que se analizan los precios desde 1995 hasta 2011 atendiendo a la calificación de los inmuebles.

Disponer de un  ya no solo repercute en nuestro bienestar o  bolsillo al final del mes, también  aparecen otros elementos que debemos de considerar y que son vinculantes como ejemplo de un   mayor valor de mercado. La propiedad se diferenciara del resto de inmuebles en su venta o alquiler. Unos mayores ingresos en el futuro dado que dispondrán de unas tasas de vacantes en alquiler más bajas y en ventas mayores si procede el caso. Sin contabilizar que nos  aportará esa ‘imagen verde’.

El  informe que aportamos ratifica el párrafo anterior, lo reafirma!…Recordando que ya no es un problema el acceder a la compra de una vivienda “Son relativamente baratas”, el problema es mantenerlas y por lo que podemos comprobar año tras año cada vez será más costoso, aumento de la luz, aumento del gas, comunidad…etc.

 

Nos centramos en  las conclusiones del Informe ante la calificación energética y sus diversas calificaciones:

 

-.Cambio en el comportamiento del consumidor, el comprador/inquilino dispone de una mayor Información del inmueble por lo tanto puede reconocer con mayor facilidad sus ventajas y desventajas a la hora de comprar o alquilar.

-.Se incentiva un mercado sostenible en la construcción. Cambio de la mentalidad del constructor-promotor a favor de construcciones más eficientes, se estimula el aumento de la oferta de nuevas viviendas de bajo consumo y rehabilitación más eficiente.

-.Aumento del mercado laboral.

-.Cambio en la voluntad política atendiendo a las reacciones del consumidor. Se valora la .

-.En cuanto a precios según calificación:

En la mayoría de casos hay una clara relación entre la  y la edad del inmueble –pisos- además de una   asociación positiva entre el precio del metro cuadrado y lo eficiente que es un inmueble. Los factores a considerar principales en el precio de la  vivienda son; localización, tamaño y tipo de vivienda, pero el precio se ve influenciado por muchos otros atributos como son el estado y calidad del alojamiento.

En comparación con las Viviendas de Calificación G.

  1. Las calificadas en F y E se venden por  aproximadamente un 6% más.
  2. Las identificadas con D, asciende a un 8%.
  3. Las designadas con calificación C, en un 10%
  4. Las que ascienden a una A o B, con un 14%

En cuanto a unifamiliares, la dispersión es mayor con relación a la calificación G aunque la asociación entre el precio del metro cuadrado y lo eficiente que es un inmueble es menor.

-. Otro punto a destacar que comentan es la variación considerable en la calificación energética por regiones, tipo de propiedad y precio atendiendo posiblemente a la calidad constructiva practicada a lo largo del tiempo según zonas.

*Las anteriores conclusiones son basadas en 300.000 inmuebles de Inglaterra.

 

Fuente: ovancen

http://ovacen.com/certificacion-energetica-y-su-calificacion/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=certificacion-energetica-y-su-calificacion

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba