Solares olvidados en Córdoba, que prometían mucho

Córdoba cuenta con más de una docena de solares olvidados que estaban destinados a acoger grandes proyectos que se han enfriado con la crisis y aún no han prosperado, por lo que o han sido descartados o aguardan tiempos mejores. Son parcelas que suman más de 140.000 metros y están ubicadas en la zona consolidada de la ciudad, bien en pleno centro o en lugares estratégicos con mucho futuro. La mayoría están valladas y cubiertas de jaramagos. Son manchas que estropean el paisaje urbano y que recuerdan lo que pudo haber sido y no fue. Al menos, de momento.

 

Sin rosaleda ni biblioteca en Los Patos.

 

Tiene 7.480 metros cuadrados y está destinado a acoger la biblioteca del Estado prometida por el Ministerio de Cultura. De todos, es quizá el solar que más atenta contra la estética de un espacio muy sensible de la ciudad. Situado en pleno centro, en una zona muy transitada por estar próxima a las estaciones del AVE y de autobuses, es el que más frustración provoca y pena da. Primero, porque el solar rodeado por una valla verde, forzada y destrozada en uno de sus extremos, se encuentra dentro de los jardines de la Agricultura o de Los Patos, con los que desentona. Segundo, porque había una llamativa rosaleda que se trasplantó hace cuatro años ante el inminente inicio de unas obras que todavía no han empezado. Tercero, porque la vegetación salvaje se ha adueñado del terreno y cubre los restos arqueológicos que el equipo de Arqueoqurtuba, dirigido por la arqueóloga Fátima Castillo, excavó en el 2009. Allí se encontraron vestigios islámicos muy deteriorados por obras anteriores y una canalización romana de escasa relevancia, que no afectaban al proyecto. El grado de abandono es tal que incluso ha habido quejas vecinales porque insectos y ratas campean a sus anchas por ese antiguo vergel, plagado hoy de hierbajos de dos metros de alto, que ha llegado a ser frecuentado por rumanos y a requerir la intervención de la Policía. El solar de la rosaleda perdida está, por tanto, excavado, tiene proyecto --de Paredes Pedrosa-- totalmente acabado desde el 2009 y licencia de obras desde mayo del 2010 --ya caducada--, pero le falta el dinero necesario --eliminado de los Presupuestos en el 2011-- para iniciar las obras, presupuestadas en 14 millones, que no se esperan para este año.

 

Una mancha eterna en Arroyo del Moro

 

Menos céntrico pero no por ello menos llamativo es el solar destinado a la Ciudad de la Justicia, obra reiteradamente anunciada por la Junta pero que tampoco se ha iniciado. El grado de tramitación de este proyecto también es muy alto, ya que se encuentra adjudicado desde el 2011 a una unión temporal de empresas integrada por Corviam, Copcisa y Detea --esta última entró en concurso de acreedores--, que tiene hasta noviembre del 2013 para encontrar financiación, la gran espinita de este y de todos los proyectos. Necesita nada más y nada menos que 345 millones de euros. El solar de 12.112 metros cuadrados se encuentra en una zona nueva pero prácticamente edificada, Arroyo del Moro, rodeado de una malla metálica, y contrasta con los bloques de viviendas y con el parque lleno de veladores que hay junto a él. Eterna demanda de jueces, abogados y procuradores, no ha dejado de ser ese espacio invadido por los jaramagos, margaritas y otros especies herbáceas, al que tampoco le faltan las latas, bolsas y papeles.

 

El triste despertar de un sueño en Miraflores

 

Córdoba soñaba hace más de una década con tener un centro de congresos de renombre en Miraflores. El arquitecto Rem Koolhaas diseñó ese ambicioso Palacio del Sur que se iba alejando a medida que iba aumentando su coste. En el 2008, y después de que la adjudicataria, Ferrovial, no lograra los 174 millones necesarios, Córdoba tuvo que conformarse con un centro de congresos más modesto, aunque del mismo pedigrí.

 

Aunque el proyecto de Koolhaas menguó y se redujo su coste, 79 millones como mucho, no pudo licitarse antes de las municipales. En el 2012, con la crisis más agravada, el proyecto estrella del Ayuntamiento se esfumó. El PP descartó su ejecución optando por otro más modesto y barato en el Parque Joyero, diseñado por Rafael de la Hoz. Aún así, el PP ha prometido hacer realidad otro gran proyecto en ese suelo. El solar de más de 10.759 metros es hoy un campo de jaramagos que choca con el flamante C4.

 

Discreto y oculto, pero igualmente abandonado

 

Discreto y oculto tras una elegante valla gris, en una zona de expansión de mucho tránsito, la glorieta Amadora, se encuentra otro solar devorado por la vegetación salvaje, que iba a transformar la imagen de esa parte de la ciudad. Sobre sus más de 10.000 metros se iba a levantar una torre de 14 plantas destinada a oficinas y hotel. En la parcela también iban viviendas, cuyos sótanos se llegaron a iniciar. Su promotor era el desaparecido Grupo Ñ XXI. Los terrenos están ahora en manos de Cajamar, que comercializa una promoción de pisos sin descartar la torre de Rafael Castelló, presupuestada en 30 millones, pero no a corto plazo.

 

Con 'care', aún cerrado, pero sin todo lo demás

 

No muy lejos hay otro solar que llama la atención por su estado y los proyectos previstos. Se trata de los terrenos que ocupó la antigua residencia Noreña, 19.695 metros sobre los que hoy solo se alza un edificio recién terminado por la Junta, el centro de salud y especialidades, care , rodeado por un solar vacío en el que hay prevista otra torre de 16 plantas, un centro cívico y un edificio de la Tesorería de la Seguridad Social. La torre de Guillermo Vázquez Consuegra, que cuesta 50 millones e iba a albergar las delegaciones de la Junta, pasó el último trámite en el 2011. Lo demás está más verde.

 

Un complejo deportivo ausente en El Brillante

 

La crisis golpea tanto a administraciones como a empresas. Córdoba tiene otros ejemplos de proyectos privados aparcados, como el del complejo deportivo, centro comercial y hotel de la parcela del canal, situada en otra zona muy concurrida, la glorieta de Santa Beatriz, junto a El Brillante. Un cartel recuerda la iniciativa que Jícar, Gea 21 y Vera tenían prevista para estos 20.000 metros cuadrados ricos en hallazgos arqueológicos, entre ellos una almunia islámica y un acueducto, que hicieron que la excavación que empezó en el 2008 se prolongase más de lo previsto. Su coste superaba los 37 millones. En el 2010 Urbanismo concedió un nuevo plazo para el proyecto, que ya se ha sobrepasado. Una valla gris destruida en gran parte apenas cubre las plantas que crecen salvajemente sin permitir adivinar ni un pequeño rastro de los restos.

 

Sin hotel ni párking en Gran Capitán

 

Otra iniciativa privada que no ha cuajado es la del hotel de Gran Capitán, demolido en el 2007 por el Grupo Montealto y que aún no ha sido sustituido por ese edificio inteligente de Rafael de la Hoz que iba a acoger viviendas de lujo, oficinas, centro de salud y spa y que cambió de rumbo para transformarse en hotel con 47 viviendas y un párking de 5 plantas que acabaría con los problemas de aparcamiento. Hoy es otro solar de 16.148 metros, oculto completamente tras una deslucida valla gris y situado en pleno centro, en la avenida de América.

 

Una larga lista que salpica la ciudad

 

Córdoba cuenta con más solares que a pesar de los años transcurridos aún no tienen el uso previsto y salpican la ciudad. Entre los más alejados del centro está uno de los más famosos, y también en estado deplorable, el de la antigua prisión de Fátima, 26.000 metros en los que se iban a levantar viviendas, zonas verdes y equipamientos y en los que solo se ha habilitado un centro cívico con los fondos anticrisis, que sigue cerrado. Conocido también es el caso del Cine Andalucía, menos visible pero también 1.719 metros de aparcamiento frustrado. Hay solares que sí se aprovechan para otros menesteres, como el de Lepanto, usado como párking a la espera de que le llegue su misión definitiva --aparcamiento también--; o Valdeolleros, destinado a aparcamiento que no ha encontrado financiación. Este solar del plan Renfe de 9.465 metros se ha usado para la cata y como párking improvisado. Su acondicionamiento es una vieja demanda de vecinos y comerciantes. Cerca de la estación hay otro de 4.200 metros utilizado durante años como párking que Arealia Siglo XXI y Batex quieren transformar en un complejo deportivo.

 

Terrenos baldíos junto a bloques de viviendas

 

Los solares baldíos son el signo evidente de que un proyecto no ha cuajado pero también causan molestias si hay viviendas habitadas cerca. En los barrios nuevos, donde abundan parcelas vacías de empresas que iban a construir pero no han podido por falta de dinero o porque los bancos se han quedado con ellas, dibujan un paisaje desolador. El mal estado de algunos pese a la obligación de vallar y limpiar --hay también una ordenanza de Urbanismo que insta a edificar en un plazo concreto con el riesgo de inscribir el terreno en el inventario del patrimonio municipal en caso contrario-- provoca situaciones como la que ha padecido un bloque de VPO recién habitado del Zoco, donde los vecinos han visto ratas en los trasteros. Zonas que prometían, como Turruñuelos, Zoco o Arruzafa, se han quedado hoy como desiertos salpicados por algún que otro bloque de pisos. Estos solares de las afueras, sumados a los céntricos, contribuyen a estropear la imagen de la ciudad.

 

 

Fuente: Diario Córdoba. Isabel Leña

http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobalocal/solares-olvidados-que-prometian_803136.html

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba