Los estados miembros de la UE no podrán legislar en contra de la dación en pago en un futuro

Los estados miembros de la Unión Europea (UE) no podrán legislar en contra de la dación en pago en el futuro si las dos partes firmantes de una hipoteca -el banco y el cliente- así lo acuerdan en la firma del contrato. Salvaguarda una fórmula que actualmente en países como España se puede comercializar como así recoge la Ley Hipotecaria. Ésta es una de las novedades que incluye la nueva (y primera) directiva europea sobre hipotecas a futuro. El Parlamento Europeo (PE) y el Consejo han llegado a un principio de acuerdo para dar luz verde a esta norma, que da a España y el resto de estados miembros dos años para adaptarla a su legislación nacional.

El propósito de la directiva es mejorar la protección del consumidor a la hora de firmar un contrato hipotecario, y para ello se incluyen una serie de requisitos de obligado cumplimiento para la entidad bancaria. Por ejemplo, el cliente deberá disponer de un periodo obligatorio de siete días para reflexionar antes de firmar el contrato o bien de un periodo de igual duración para echar marcha atrás después de formalizar la hipoteca. Los Estados miembros deben elegir entre una de estas dos posibilidades.

 

El eurodiputado socialista Antolín Sánchez Presedo ha jugado un papel importante en la tramitación de esta directiva al ser el ponente responsable de negociar la norma. Según ha calificado tras el acuerdo,esta modificación "contribuirá a reactivar la economía en muchos Estados miembros y evitar que se vuelva a producir una crisis derivada de los riesgos creados por la irresponsabilidad en el mercado hipotecario".

Para evitar situaciones como la actual, la norma incluye la prohibición a las entidades financieras de hacer ofertas condicionadas a que el cliente firme contratos asociados, como seguros, tarjetas de créditos u otros productos financieros.

Para frenar el número de desahucios, la ley exigirá una "tolerancia razonable" antes de proceder a las ejecuciones y limitará las comisiones que cobran las entidades por impago. Además, exigirá a los Estados miembros que incluyan medidas para facilitar el pago a los clientescon problemas financieros.

Una vez que esta norma entre en vigor, los bancos tendrán que encargar una tasación independiente que valore la propiedad, frente a la práctica habitual de usar su propia tasadora. También se reforzarán los criterios de evaluación de posibles compradores, a fin de evitar la concesión de créditos a clientes con perfiles no aptos para contraer tal responsabilidad.

 El mercado hipotecario en Europa representa el 52% del PIB comunitario y la firma de este contrato supone, según Sánchez Presedo, "el compromiso financiero más importante en la vida de una familia". El eurodiputado, miembro de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeos, destaca la importancia de esta norma para reducir el número de desahucios, ya que "exige una tolerancia razonable antes de proceder a las ejecuciones".

El acuerdo debe ser ahora ratificado por el pleno del Parlamento Europeo y por los estados miembros.

 

Fuente: Elmundo

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/04/23/suvivienda/1366718188.html

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba