Condenan a tres promotoras a reparar los problemas de ruido del Metro en viviendas

El Tribunal Supremo ha condenado a las constructoras y promotoras, Promociones Centros y Parques Residenciales S.A. (Proceparsa), Renfi 97 S.A. y Filasa, que construyeron varios bloques de viviendas de edificios del distrito de Arganzuela, cercanos a la Línea 6 del Metro, a realizar las actuaciones técnicas necesarias para reducir los ruidos y vibraciones que padecen los residentes del inmueble, para que no sobrepase los límites legales establecidos.

Las constructoras habían recurrido al Supremo en 2011 la decisión de la Audiencia Prvincial de Madrid. El fallo judicial, que refuerza la sentenciade la Audiencia Provincial, indica además que Metro de Madrid debe soportar y colaborar en la ejecución del tal solución técnica para introducir el aislante que reduzcan los ruidos y vibraciones para esta zona residencial cercana a la estación de Arganzuela-Planetario.

La decisión judicial se refiere a la sentencia originada por la denuncia interpuesta por una mancomunidad de propietarios cuyos edificios estaban próximos a la zona de servidumbre de la línea 6 de Metro y en relación a los ruidos que generan la circulación de los trenes.

Según el Supremo, los recurrentes habrían querido derivar responsabilidades hacia Metro de Madrid, el Consorcio Regional de Transportes e incluso hacia el Ayuntamiento por haber concedido la licencia de obras. No obstante, indica que ese planteamiento es "rechazable" dado que la jurisprudencia existente estipula que un demandado "no está legitimado" para reclamar la condena de otro co-demandado.

"No se discute que los vecinos de los edificios de la comunidad demandante ven perturbada su vida cotidiana por ruidos y vibraciones a los límites legales, a causa de la circulación de los trenes de Metro, ni que existían soluciones técnicas de edificación que habrían evitado el problema, como tampoco se discute la solución técnica confirmada por la sentencia recurrida", expone el Alto Tribunal.

Incumbe al Ayuntamiento

Otra parte de la sentencia recalca que, pese a aceptarse el hecho probado de que parte de la edificación "se encuentra en zona de servidumbre" de Metro, la autorización "incumbía" al Ayuntamientopor encontrarse en zona urbana, habiéndola obtenido las recurrentes mediante la correspondiente licencia de obras, y no a Metro de Madrid.

"Cualquier vecino de Madrid sabe que la ciudad está dotada de Metro o ferrocarril subterráneo y que este medio de transporte genera ruidos y vibraciones en mayor o menor medida, y en este litigio está probado que las recurrentes, profesionales de la construcción, sabían o tuvieron que saber de la alarmante proximidad de la edificación a la línea 6 de Metro,pese a lo cual se despreocuparon de cualquier medida correctorade las perturbaciones que en el futuro pudieran sufrir los habitantes de las viviendas que se proponían construir y vender", prosigue la sentencia.

 

Fuente: ElMundo

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/04/08/suvivienda/1365435710.html

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba