Edificios Invisibles a los Sismos

Cuando la tierra tiembla, las torres más altas son las primeras en caer. O al menos, las que más daño dejan al paso del sismo. ¿Cómo hacer que un terremoto no se fije en ellas? Unos investigadores de la Universidad de Manchester creen haber encontrado la fórmula para hacer edificios “invisibles”. Están trabajando en la teoría de las capas de invisibilidad para desarrollar cubiertas que progejan los edificios y las estructuras de las vibraciones y los desastres naturales como los terremotos. Según anuncian William Parnell y sus colegas en la revista Proceedings of the Royal Society A, camuflar ciertos componentes de estructuras con goma a presión permitiría que ondas sísmicas de gran no "vieran" el edificio y "pasaran de largo", de manera que este no sufriría ningún daño.

 

Los terremotos causan daños estructurales por efecto de las ondas elásticas o sísmicas que se propagan a partir del hipocentro y que se clasifican de longitudinales, transversales o superficiales según sus características. Aún cuando un terremoto es un evento de corta duración, de apenas minutos, los daños, según la magnitud y amplitud del mismo, pueden ser sustanciales. 

Ejemplos de daños por terremotos abundan, desde lo sucedido en Haití en 2010 hasta la crisis nuclear destada en Fukushima tras el tsunami que afectó a esa área de Japón como consecuencia de un terremoto de 8.9 registrado en marzo del año pasado. A nivel local, varios temblores con magnitud por debajo de 5.5 registrados en enero pasado causaron grietas a edificios y pánico generalizado. En septiembre 2003 varios edificios colapsaron en provincias del norte del país a raíz de un terremoto de 6.5 con epicentro en Puerto Plata, y se recuerda que en 1946, tras un terremoto de 8.1, hubo un maremoto que arrasó con la comunidad de Matanzas, en Nagua.

Se sabe de sobra que hay poca cosa más devastadora que un terremoto, y es inevitable que surja la pregunta de qué se puede hacer para minizar los daños, sobre todo en estructuras como edificios altos, que es donde puede haber mayor cantidad de muertes por efecto de colapsos. Además de la existencia de reglamentos antisísmicos que deben aplicarse al diseño y contrucción de un edificio hay mecanismos adicionales para hacer que un edificio se mueva de acuerdo a las ondas y así minimizar el impacto del sismo y posibles daños estructurales.

Lamentablemente no todos los que hacen edificios siguen los reglamentos de lugar ni mucho menos invierten en mecanismos antisísmicos, y por eso las tragedias no se hacen esperar. Adicional a eso, hay edificaciones antiguas que obviamente no cumplen con las normas y que se han ido desgastando con el tiempo. Es en este punto que resulta interesante una teoría dada a conocer por matemáticos de la Universidad de Manchester, Reino Unido, donde entran en juego las investigaciones realizadas en torno a capas de invisibilidad, un concepto que está directamente relacionado con la forma en que las ondas de luz caen sobre un objeto.

En términos prácticos, la forma de hacer un objeto invisible es desviando las ondas de luz hacia otro lado. Las investigaciones al respecto han evolucionado y ahora incluyen ondas sonoras y elásticas, que son las que se producen con un terremoto. Los científicos de Manchester han teorizado que un dispositivo de goma presurizada puede proteger edificaciones de los efectos de un terremoto al desviar efectivamente las ondas elásticas, conviertiendo esas estructuras en algo invisible para los fines del terremoto.
 

Los últimos avances en la invisibilidad

La investigación sobre mantos de invisibilidad y la posibilidad de ocultar objetos a las ondas de luz se inició hace unos seis años, pero hasta ahora se había trabajado poco en el efecto de otros tipos de ondas, como las producidas por los terremotos, sobre cuerpos sólidos.

 


“Se han realizado avances importantes, tanto teóricos como prácticos, en el ámbito de la invisibilidad –explica el Dr. William Parnell-. Hace cinco o seis años comenzó la investigación con ondas de luz y en los últimos años hemos empezado a considerar otros tipos de onda, sobre todo las de sonido y las elásticas. El verdadero reto de las últimas es que suele ser imposible utilizar materiales naturales como mantos”. 

 


De momento los matemáticos de Manchester trabajan en teorías más generales al respecto y en el desarrollo de mecanismos para aplicarlas en la vida real.
Fuente: eLeCiencia

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba