La crisis dispara la demanda de alquileres a precios reducidos.

En época de bonanza, al calor del boom inmobiliario, la mentalidad más extendida era la de invertir en vivienda en propiedad porque alquilar se consideraba poco menos que "tirar el dinero". Te hipotecabas, sí, pero a largo plazo te quedabas una casa propia que después podías vender para recuperar con creces la inversión, porque la vivienda "siempre subía" y parecía que el interés por comprar no pasaría nunca de moda. Pero ha pasado.

El pinchazo de la burbuja, el desplome bancario, la falta de crédito, el paro y demás factores coyunturales han virado la tendencia hacia la apuesta por el alquiler. Eso sí, a precio más barato, "que no supere los 450 o 500 euros" o "los 300 euros en el caso de los que se ven más apurados", afirma María José Alcaide, dueña de la inmobiliaria Reymore.

 

MAYOR INTERES Al margen del incremento sustancial que ha experimentado la demanda de alquiler de vivienda social o protegida, el aumento del número de interesados en alquilar en renta libre tras la crisis también es un hecho. "En 2009 se hacía alguna que otra venta, en 2010 empezó a flojear y en 2011 y 2012 es todo alquiler, lo que nos está salvando a las inmobiliarias", afirma María José.

La oferta de alquileres ante la dificultad de vender o el riesgo de malvender también aumenta, aunque esto no ha supuesto un descenso significativo de precios. "El coste de arrendar en relación a la compraventa es todavía caro", apunta Kamala, asesora inmobiliaria de Tecnocasa.

 

EN LA PROVINCIA En la provincia de Córdoba, según el índice del portal fotocasa.es , el precio medio de la vivienda en alquiler en los últimos 11 meses (por metro cuadrado y mes) es de 6,50 euros, mientras que en la capital es de 7,10 euros. De julio de 2011 a mayo de 2012 el descenso intermensual no fue apreciable, aunque sí se notó algo más en la capital, donde los alquileres rondan los 360-400 euros al mes en el Sector Sur y los 450-550 euros en la Fuensanta o Avenida Barcelona.

Los recortes y la incertidumbre laboral están haciendo que "en los últimos meses de este año el alquiler se frene un poco", apunta María José, porque se va ajustando más el tope máximo. "Incluso hay dúplex nuevos y muy bien equipados que ya se alquilan muy rebajados en 400 euros. La gente ahora se pelea para que les bajes 10 o 15 euros más".

 

Otras alternativas al alquiler o la compra.

 

En estos tiempos, los arrendatarios que no encuentran vivienda al precio que buscan "deciden, en muchos casos, volver con sus padres", asegura la responsable de la inmobiliaria Raymore; y no solo jóvenes que querían emanciparse. "Para mí es un drama", asegura Indalecio, con más de 40 años y que ha tenido que regresar a la casa familiar. "Con lo que me queda de subsidio no me llega ni para un alquiler bajo", afirma. Las actuales circunstancias han obligado a otros como él a recurrir a alternativas. Es el caso de Isabel, que ha optado por la permuta, un trueque inmobiliario por el que los contratantes se intercambian el dominio de sus propiedades. Se facilita así que la hipoteca a pedir sea menor de lo que exige la compraventa, o que no llegue a producirse. "Busco a alguien que adquiera mi piso, pudiendo subrogar mi hipoteca, y que me ofrezca como parte del pago un inmueble de valor real inferior con poca o ninguna carga", explica Isabel. Lo difícil de esta fórmula --claro está-- es casar las necesidades. Por ello, mientras encuentra su media naranja trata de negociar con el banco la dación en pago porque "con 600 euros de paro y una hipoteca de 680 más comunidad es imposible que salgan las cuentas", lamenta.

 

Fuente: Diario Córdoba

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba