La eficiencia energética: oportunidad para la Construcción.

El sector de edificación no levanta cabeza y se halla bajo mínimos por las razones de sobra conocidas derivadas de la crisis, junto a la competencia en el poco mercado existente de las entidades financieras con sus pisos embargados a precios por debajo de los costes reales y la preeminencia para su concesión, en los pocos créditos hipotecarios aprobados, de los clientes de su propio stock. El Código Técnico de la Edificación representa la única esperanza del sector empresarial concernido, que ya sabe que en la parte de nueva edificación no hay nada que hacer en mucho tiempo, pero que veía que la parte de rehabilitación podía ofrecer aún alguna posibilidad de negocio en éste y el próximo ejercicio.

El CTE ofrece posibilidades a causa de las obligaciones y plazos que regula para efectuar adecuaciones y cambios en el parque de edificios existente, en relación especialmente con la eficiencia y el ahorro energéticos, así como otras cuestiones derivadas de una mayor eficiencia en consumos energéticos exigidas por la UE, ya que la edificación es, de largo, el segmento usuario que más energía consume en nuestro país, dada la vastedad de ese parque y la obsolescencia en muchos de los edificios de los sistemas instalados hace años y el uso aún intenso de combustibles fósiles e, incluso carbón, singularmente contaminante.

Sin embargo no siempre la administración está dispuesta a facilitar las cosas. Una prueba de ello en los últimos días es el texto del proyecto de Real Decreto por el que se modifican algunos artículos del Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE) que ha elaborado el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y cuyo plazo de alegaciones ha concluido el pasado 22 de junio.

De nuevo, como ya ha pasado en demasiadas ocasiones, el Gobierno omite su obligación de trasponer una Directiva comunitaria, siendo esta trasposición el motivo principal de este proyecto de RD como consta en su exposición de motivos, en la que cita la necesidad de trasponer la Directiva 2010/31/UE del Parlamento y el Consejo europeos, relativa a la eficiencia energética de los edificios. Pero en el texto del proyecto no es posible encontrar ninguna alusión explícita a la utilización prioritaria de fuentes renovables en los edificios, objetivo prioritario de la mencionada Directiva.

 

Fuente: Sustentable Sostenible

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba