¿UN POCO DE POLÉMICA? Liberalización de horario comercial: ¿sí o no?

El alcalde de Córdoba cree positivo liberalizar los horarios comerciales en la zona turística.

 

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, considera que la liberalización de horarios comerciales en las zonas turísticas de la ciudad durante los sábados, domingos y festivos es algo que "los propios comerciantes van a apreciar y, no solo no va a ser un problema, sino que será una medida positiva para que, primero, la imagen de Córdoba siga mejorando, y segundo, para que la actividad comercial esté en los mejores rendimientos posibles".

Nieto hizo estas consideraciones acerca de que el Gobierno central prevé ampliar a partir del 2013 los horarios comerciales del mínimo actual de 72 horas a 90 horas semanales, así como aumentar los domingos y festivos de apertura hasta un mínimo de 10 días al año, frente a los ocho ahora vigentes, siendo también objetivo del Gobierno potenciar las zonas de afluencia turística con una normativa que obligará a 14 ciudades, entre ellas Córdoba, a delimitar un área con libertad de apertura comercial en domingos y festivos.

Así, el primer edil cordobés ha puesto de manifiesto que "Córdoba tiene que mejorar su oferta turística", teniendo en cuenta que en ésta "el comercio juega un papel muy importante", afirmando, a este respecto, que ahora de lo que se trata es "de acertar muy bien en cuáles son las condiciones en las que se puede competir mejor", teniendo en cuenta que "no tiene sentido presionar para una apertura permanente, de una liberalización absoluta del horario comercial, pero sí probablemente tiene sentido que, en el entorno de la Mezquita-Catedral y en los espacios turísticamente más potentes, más activos", pues sí que abran en fines de semana y festivos los comercios de dichas zonas.

Ello puede ayudar, a juicio del alcalde de Córdoba, a mejorar el rendimiento de unos comercios muy especializados, "que hacen tanto esfuerzo por poder ser atractivos y tener productos interesantes para poder vender".

La propuesta normativa que prepara el Gobierno central pretende, entre otras cosas, fortalecer el comercio , según anunció este lunes el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, quien también avanzó que se dará completa libertad de apertura a cualquier establecimiento comercial con una superficie inferior a los 300 metros cuadrados, una medida que ya recoge la Ley de Horarios Comerciales actualmente vigente. En concreto, el Gobierno eliminará la facultad conferida a las comunidades autónomas para reducir hasta 150 metros esta superficie mínima.

El asunto que va a generar una mayor controversia con esta norma es el de delimitar la zona que se considera turística para proceder a la liberalización de horarios de los negocios en ella incluidos. El Ayuntamiento deberá presentar dicha propuesta en un plazo de seis meses, una vez publicada la norma en el BOE. Al respecto, tanto el primer teniente de alcalde y responsable de Turismo, Rafael Navas, como el concejal de Comercio, Ricardo Rojas, han asegurado que la intención del equipo de gobierno municipal es consensuar con todos los agentes implicados (Comercio Córdoba, sindicatos, grupos políticos, etcétera) dicha delimitación, en la que se pretende contar asimismo "con un trabajo técnico serio previo", con la intención de que "cuando se remita la propuesta al Gobierno vaya firmada por todos, para que la propuesta no sea la del Ayuntamiento sino la de la ciudad de Córdoba", señaló Rojas.

 

Rechazo de la Junta por su impacto en las pymes

 

La ampliación de horarios comerciales propuesta por el secretario de Estado de Comercio se va a convertir en un nuevo punto de fricción entre el Gobierno andaluz y el central, pues la Junta ha manifestado ya su discrepancia. El consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, expresó ayer su rechazo a las medidas y alertó de que esta decisión tendrá un "impacto negativo" sobre las pymes del sector y sobre el empleo. Rodríguez defendió el modelo andaluz en este aspecto que, según recordó, esta basado en el "consenso con los agentes socioeconómicos".

A este respecto, añadió que la regulación actual ha consolidado un comercio urbano que "permite el equilibrio entre todos los formatos" y señaló que la liberalización "no aumenta el consumo, sino que traslada las compras del comercio de proximidad hacia los grandes distribuidores".

La Ley de Comercio Interior de Andalucía autoriza la apertura en un máximo de ocho festivos y domingos al año y de 72 horas semanales. Además fija un régimen de libertad horaria para los locales de menos de 300 metros cuadrados, tiendas de conveniencia y establecimientos de estaciones y aeropuertos.

 

 

Sindicatos y patronal se alinean contra la propuesta estatal

 

La propuesta de liberalización de horarios del comercio presentada por el Gobierno central ha conseguido unir en un solo bando a patronal y sindicatos, al mostrarse todos en contra de la misma por considerar que es una propuesta hecha a la medida de los grandes negocios.

Así, el presidente de la Federación Provincial del Comercio (Comercio Córdoba), Rafael Bados, afirmó ayer que la "liberalización desmedida" de los horarios comerciales supone la instauración de "los desequilibrios entre los diferentes formatos del comercio" y que su implantación supondrá "la caída de la actividad del comercio de cercanía y la destrucción de parte del empleo que se ha mantenido contra viento y marea durante la crisis".

A juicio de Bados, el Gobierno "ha soltado la patata caliente al Ayuntamiento, que debe delimitar esta zona, para la que la federación de comercio tendrá adecuada respuesta en defensa de los intereses del sector, que supone un tercio de la actividad y del empleo de la provincia" y señala que estas medidas rompen el "consenso que existía en el sector comercial español entre comerciantes de cercanía, grandes superficies, sindicatos y Administración, y que el propio Gobierno propicia un desequilibrio entre los distintos formatos".

Casi en similares términos se han pronunciado los dos responsables del área de comercio y turismo de los sindicatos mayoritarios en Córdoba. Así, Antonio Vacas (UGT) señala estar "radicalmente en contra" de la medida que es permitir la "entrada por la puerta falsa de la liberalización total de los horarios comerciales" y señaló que lo que más le preocupa es saber qué zona será la que se delimitará en Córdoba para tal liberalización, viendo natural que entre las Tendillas "pero no Ronda de los Tejares".

Por CCOO, Jesús García indica que "no estamos ni por la liberalización ni por la ampliación de horarios" de las que solo se benefician las grandes empresas, porque, recordó que los pequeños negocios carecen de recursos para poder competir en este terreno. García Aragonés añade que esta medida no responde a una realidad objetiva, ya que no hay más demanda, sino que "enmascara el apoyo a las grandes compañías", ya que, a su juicio, con esto no se resuelve el problema de los pequeños comercios cuya gran preocupación es la falta de liquidez y de crédito bancario.

 

Los comerciantes de la Judería recuerdan que ellos ya abren todos los festivos

 

La presidenta de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de la Judería, Pilar Jornet, dijo ayer a este periódico que la nueva medida propuesta por el Gobierno de liberalizar los horarios comerciales en la zonas turísticas de las ciudades no supondrá para su colectivo ninguna novedad, porque "nosotros ya abrimos los festivos", argumentando que en una ciudad como Córdoba donde el turismo funciona los fines de semana, puentes y festivos, además de los meses de primavera, lo normal es que se abra en esos momentos. Otra cosa es, según dijo, el número de horas que cada uno pueda abrir, pero matizó que mientras los turistas no permanezcan más tiempo en la ciudad, no tiene sentido abrir hasta la noche, porque la inmensa mayoría abandonan la ciudad y especialmente la Judería, a media tarde.

 

Fuente: Diario Córdoba

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba