Los últimos en eficiencia energética, de Europa

A raíz del pasado Día Internacional de la Eficiencia Energética, todo indica que nos queda mucho camino por recorrer, principalmente en nuestras viviendas, cuyo consumo supone el 17% de la energía total que consume el país.

Éste dato por sí sólo no es ni bueno ni malo, ni mucho ni poco. Ahora bien, para ponerlo en su justa dimensión tenemos que tener en cuenta tres notas importantes:

  • Según las estimaciones de las empresas de servicios energéticos cada hogar "desperdicia" al año unos mil euros en energía.
  • España importa el 80% de la energía que consume.
  • España está a la cola en Europa del valor de intensidad energética (relación entre el PIB y el consumo energético). Cuánto más alto sea este valor, mayor coste tiene la conversión de la energía en riqueza.

 

Ello hace que nos situemos a la cola de la eficiencia energética en Europa. 

 

Europa, en este sentido, viene con grandes exigencias, obligando a realizar auditorias energéticas, e implantar sistemas de gestión energética, obligando a renovar en los edificios públicos un 3% todos los años.

Una de las claves para mejorar esta pérdida energética es la mejora de la envolvente energética: las fachadas, ventanas, y cubiertas, fundamentalmente. En el ámbito industrial, dado que el consumo energético es una de sus variables de costes más importante, este parámetro suele estar bien controlado.

Opinamos

Los datos están ahí y, que la calidad en eficiencia energética de nuestro parque inmobiliario no es la mejor, es tan evidente y constatable como echar la vista atrás y ver las malas praxis constructivas de que hemos hecho gala, pero sí que hacemos algunas reflexiones:

  • Si el consumo residencial supone el 17%, ¿cuánto es esa cifra rebajable? ¿Cuánto la podemos reducir? ¿Cuánto es el esfuerzo de inversión que hay que realizar en todo nuestro parque inmobiliario para que el ajuste sea significativo en ese cómputo global?
  • Si un hogar medio consume en electricidad y gas unos 100€ mensuales, y los datos dicen que se desperdicia 1.000€ al año, ¿qué estaríamos en consumo nulo?.
  • Y todo ésto sin hablar, del choque con los grandes intereses de las energéticas, que "siempre pierden" pero buscan las estrategias legales para que no surjan alternativas más eficientes. 

Mucho camino y difícil por las inversiones que requieren y el largo periodo de amortización de las mismas.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba