El FMI apremia a la Sareb para que acabe con el stock

Demanda, demanda, demanda... Y, para ello, crédito, crédito y más crédito. Ésas son las claves del informe final del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el programa de rescate a la banca española. El estudio, que puede considerarse el cierre de la peor crisis del sistema financiero español, insiste en que los españoles necesitan gastar más y que, para ello, los bancos deben prestarles. O sea, justo lo contrario de lo que está pasando.

Para ello, el FMI quiere que los bancos cambien el modelo que están empleando para sanearse, y que refuercen más su capital propio emitiendo acciones y limitando su dividendo.

En este último punto, la institución da una recomendación muy específica, que ya formuló en 2013 y que fue seguida por el Banco de España: que las entidades no den en dividendos más del 25% del beneficio neto atribuible.

El Fondo recuerda que ésta no es una medida excepcional, dado que, en EEUU, un país que está creciendo al 2,7% interanual (frente al 0,3% de España) y que tiene un sistema financiero con exceso de liquidez, existe una limitación casi idéntica, del 30%. La institución rechaza que los límites a los dividendos dañen la cotización de las entidades -y, por tanto, su capacidad para captar más capital- ya que, recuerda, en 2013 la bolsa subió -y también las acciones de los bancos- pese al recorte del dividendo.

Así, los bancos podrán prestar más. Es un punto clave, porque el Fondo cree que la reducción del endeudamiento por familias y empresas está avanzando tan deprisa que es dañina para la recuperación, porque la gente no gasta. Es justo lo contrario que lo que sucede con el gasto público, que a pesar del ajuste «sigue muy por encima del nivel sostenible», según señala el informe.

El fondo también reclama ajustes a nivel europeo

Así pues, una vez más, los hombres de negro del FMI son más favorables al crecimiento español que nuestros vecinos del norte, encabezados por Angela Merkel. El Fondo llega a citar la paradoja del ahorro (paradox of savings), un concepto que fue popularizado por los economistas estadounidenses Waddill Catchings y William Trufant y, sobre todo, por el británico John Maynard Keynes en el siglo XX. La paradoja del ahorro se resume en que, si todos ahorran y nadie gasta, la economía se hunde.

El Fondo reclama también medidas a nivel europeo, incluyendo una política monetaria más laxa del BCE, unos test de estrés rigurosos de la UE que

permitan conocer de forma fiable -no como hasta ahora- la salud financiera de los bancos de la eurozona, y un sistema claro de intervención y resolución de entidades en crisis a nivel europeo. Para el caso específico de España, pide al regulador que fuerce a los bancos a deshacerse de activos con minusvalías o a reconocerlos en sus balances, con el objetivo de despejar las dudas sobre la liquidez de las entidades y favorecer la captación de capital.

Porque, aunque el rescate haya pasado a la historia, la situación de las instituciones financieras españolas es todavía delicada. El estudio cita un análisis de la Autoridad Bancaria Europa (EBA, según sus siglas en inglés) realizado a 63 bancos de la eurozona -entre los que había cuatro españoles- que demuestra que la base de capital más importante de las entidades españolas es menor que la de sus competidores de la Eurozona. También recuerda que en los tres primeros trimestres de 2013 el beneficio de los bancos por sus actividades tradicionales cayó un 23% en términos interanuales, lo que implica que el año se salvó en gran medida por operaciones no recurrentes. Y, finalmente, declara que el banco malo (Sareb) registró pérdidas en 2013 y posiblemente volverá a tener números rojos en 2014, dependiendo de cómo evolucione el mercado inmobiliario.

Fuente: elmundo

http://www.elmundo.es/economia/2014/02/20/53061d1bca47418d578b4571.html

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba