Las 6 características de una sociedad sostenible

Las sociedades primitivas eran sostenibles por necesidad, es decir, eran sostenibles o sencillamente no lo eran. A pesar de que vivían de explotar la naturaleza y extraer de ella todo lo que podían según su nivel de desarrollo, la falta de recursos técnicos y la baja densidad de población mundial favorecía una recuperación natural a mayor velocidad que la explotación humana. Si no se producía así, esta sociedad moría por falta de recursos o tenía que migrar (nomadismo) siempre que existiera un ámbito territorial suficiente que no estuviera en concurrencia de explotación con otros pueblos (importancia de la baja densidad de población).

 

Dos aspectos fundamentales han cambiado desde entonces:

  • La población mundial ha crecido de forma exponencial (ha pasado de los casi 1000 millones en el año 1800 a más de 6000 millones en el año 2000).
  • El despegue técnico que trajo consigo la revolución industrial propicia una explotación masiva a una velocidad devastadora. Luego la Globalización y el poder del Dinero dejaron de lado el entorno natural.
El resultado es que no podemos continuar destruyendo la naturaleza a la velocidad de nuestras capacidades, puesto que hemos superado el ritmo de recuperación natural y tampoco podemos asentarnos en poblados (en otro tiempo muy eficientes) dado que con el volumen de población actual serían verdaderos devoradores de suelo. Por lo tanto, en contra de lo que opina mucha gente, la arquitectura tradicional, que fue eficiente en su momento, no lo sería si la reprodujéramos hoy en día, puesto que estaba configurada para satisfacer una serie de condiciones y necesidades que hoy han cambiado. La nueva ciudad (arquitectura) sostenible tiene que responder a los condicionales actuales a través de los medios técnicos y necesidades sociales de hoy en día.
¿Y cómo es, entonces, la ciudad sostenible que cubre las necesidades de la sociedad actual?
Tienen que ser ciudades que respondan a los principales problemas de la sociedad actual: superpoblación, falta de recursos naturales, altos niveles de contaminación, problemas de desigualdad social, política, económica, cultural,... Y para ello tiene que cumplir con una serie de características:
  1. Conseguir que la población tenga acceso, a los equipamientos públicos básicos (transporte público, centros educativos, recogida selectiva...).
  2. Implementar acciones de renovación urbana con el objetivo de favorecer el futuro de la ciudad consolidada (densidad media-alta).
  3. Promover el desarrollo de Huertos Urbanos
  4. Reducir las emisiones de CO2:Favorecer la economía, la producción y el consumo de proximidad, el comercio, la distribución y el tejido comercial local.
    • Apostando por la eficiencia energética
    • Impulsando las energías renovables
    • Desarrollando actuaciones para fomentar los desplazamientos en transporte público, a pie y en bicicleta
    • Rehabilitando energéticamente el parque de viviendas promoviendo dentro de las nuevas construcciones la autosuficiencia energética y el reciclaje del agua.
  5. Reducir, reutilizar y reciclar. Empleo de los materiales de construcción del entorno próximo.
Educando la ciudadanía y comprometiéndonos con nuestras ciudades y nuestro futuro alcanzaremos estos retos.
Según Reyner Banham: “hay dos tipos de cultura: aquellas que queman el tronco y esas otras que lo usan como material aislante, ambas se diferencian por su actitud ante el tronco del árbol”.
¿A cuál de estas filosofías perteneces?
Fuente: Sustentable y sostenible
 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba