El 'ladrillo' del sur de Europa apela al inversor chino

Los gobiernos del sur de Europa abren sus puertas a los ciudadanos chinos ricos que deseen adquirir una casa con el fin de intentar reavivar sus mercados inmobiliarios. A cambio, ofrecen visas a aquellos adquieran propiedades de alto 'standing' en sus países, según informa la agencia de noticias Bloomberg.

Chipre, Grecia y Portugal ya están dando permisos de residencia a los compradores extranjeros mientras que España está a punto de adoptar medidas similares. La posibilidad de conseguir una casa a bajo precio y obtener lo que entre los extranjeros extra comunitarios se conoce como 'visa dorada' hace que los ciudadanos chinos sean los principales compradores extranjeros del stock de vivienda de estos países.

 

"La propiedad es lo que realmente atrae a los chinos ricos", afirma Nuno Durao, socio fundador de la empresa inmobiliaria Irglux de Cascais, Portugal. "Con medio millón de euros, un inversor chino logrará obtener beneficios por su inversión inmobiliaria mientras disfruta de algunos beneficios que proporciona la UE y que no existen en China".

 

 

El sur de Europa es el principal objetivo de los compradores de vivienda chinos desde que su gobierno decidió emprender una campaña con políticas para frenar el aumento del precio de los pisos. Chipre, Portugal y Grecia son los puntos calientes de la afluencia de asiáticos adinerados de acuerdo con SoFun Holdings Ltd, la empresa propietaria del mayor portal inmobiliario chino y organizadora de tours para extranjeros que busquen propiedades baratas y la posibilidad de vivir en la Unión Europea.

 

Un proceso rápido

Grecia y Chipre ofrecen un proceso de búsqueda rápida que permite compras de al menos 250.000 euros y 300.000 euros, respectivamente. Mientras tanto, en Portugal el importe mínimo de la compra está fijado en500.000 euros.

Mientras que algunos de los países europeos en una mejor situación económica también proporcionan visados los inversores, la mayoría de ellos establecen procesos más complicados y no todas incluyen el sector inmobiliario como un sector de la inversión que facilita la obtención de un permiso de residencia.

Estas políticas hacen que estos destinos no resulten atractivos para el inversor chino al contrario de que ocurre en el sur de Europa, comenta Edmund Zhao. Este inversor inmobiliario chino ha gastado 700.000 euros en la compra de un apartamento en Cascais después de aterrizar en Portugal en el mes de abril.

"Quiero mudarme a Portugal tan pronto como sea posible", afimra Zhao en una entrevista por teléfono desde Hangzhou al este de china. "Me encanta", añade.

Viajar sin fronteras

Los compradores de vivienda chinos se sienten especialmente atraídos por el mercado del sur de Europa debido a las oportunidades que ofrece. La posibilidad de emigrar con sus familias invirtiendo en un mercado actualmente devaluado y el libre tránsito en la UE son las principales razones, comenta Wang Ning.

La barrera del idioma

En Portugal se han entregado hasta la fecha 102 de estos 'visados dorados' a lo largo de este año según los datos del servicio de inmigración portugués.

A pesar de todo, el hecho que más sigue frenando a los extranjeros adinerados para invertir en el sur de Europa es el desconocimiento del idioma local. "Mis clientes suelen alquilar un traductor según llegan a Portugal", comenta el agente inmobiliario de Re/Max Luis Hortelao. "Saben perfectamente lo que quieren, un piso moderno que poder alquilar mientras viven en China y la posibilidad de viajar por Europa sin visado".

 

Fuente: Elmundo

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/22/suvivienda/1377178840.html

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba