Tibios movimientos en la construcción

Más allá de los brotes verdes o de la luz al final del túnel, los tópicos que se suelen usar sin base alguna y de los que la mayoría de las veces sus valedores tienen que retractarse, lo cierto es que los últimos datos de afiliación al sector de la construcción inducen a pensar, sin echar en exceso las campanas al vuelo, que al menos la tendencia negativa de destrucción de empleo se ha frenado.

 

Es verdad que ya mucho más no podía caer después de haber dejado por el camino a casi el 70% de los trabajadores en los últimos cinco años, pero también lo es que, en términos intermensuales, aumentan los afiliados a la Seguridad Social en la construcción por primera vez desde febrero de 2011. Y lo hace tanto en el Régimen General como en el de Autónomos.

 

Lo que muestra la estadística del INE es que la construcción, en el Régimen General, se ha apuntado en el último mes una cierta recuperación que, si bien modesta pero unida a la tendencia apuntada el pasado mes, permite abrigar la esperanza de que pueda haber comenzado un cambio de ciclo para este castigado sector. El crecimiento sectorial de esta magnitud fue en mayo de un +0,7% sobre el mes anterior.

 

No obstante, como veníamos de datos brutales de destrucción de empleo hasta hace un año, el aumento de afiliados en mayo no evita que, en términos interanuales, el sector pierda 133.148 respecto a los censados en abril del pasado 2012.

 

En lo que respecta al Régimen de Autónomos, la actividad constructora también parece que comienza a consolidarse puesto que en mayo se ha apuntado el segundo repunte mensual de afiliados consecutivo, mayor además que el anterior. En mayo la construcción tenía 355.090 afiliados a este régimen, un +0,4% sobre el mes de abril. El sector gana en mayo 1.310 afiliados autónomos, aunque en lo que va de año pierde 3.266 y en términos interanuales la pérdida de afiliación sigue siendo relevante, situándose en mayo en el -7,3%.

 

Evidentemente, no son datos para hablar de recuperación, sino de una simple estabilización, por aquello de que caer más resulta ya muy difícil. Además, hay que observar cómo los últimos datos conocidos sobre el número de empresas constructoras censadas no solo muestran que la disminución de empresas en activo sigue creciendo, sino que una mayoría de ellas son empresas sin asalariados.

 

A partir de ahora, todo va a depender de la celeridad con que se tomen las recientes medidas sobre el fomento de la rehabilitación, si es que se ponen y las administraciones públicas invierten algo más, aunque solo sea en conservación de las infraestructuras.

 

Fuente: Inmodiario

http://www.inmodiario.com/96/16987/movimientos-construccion.html

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba