Cómo hacer viable económicamente la rehabilitación energética

En la pretensión de que el sector de la edificación, tradicionalmente especializado en la obra nueva, gire hacia la rehabilitación de edificios, en la mayoría de los foros los expertos se preguntan cómo es posible hacer viable económicamenteeste cambio. Por ello se analizan a continuación qué actores deben jugar un papel en todo este proceso y cuáles son algunas de las barreras que dificultan el cambio

En el marco del último Congreso Nacional de Medio Ambiente (Conama 2012) el grupo de trabajo ‘Nuevo sector de la vivienda: apostando por la rehabilitación’, analizó, entre otros ejes, la viabilidad económica de esta reconversión. Para ello el documento realizó un análisis tanto de las partes que pueden estar implicadas (hasta 12 fueron identificadas) como de las principales barreras o de la incidencia de diferentes variables financieras en la viabilidad de esta reconversión.

Del análisis de actores o partes implicadas el documento describe las necesidades de cada una, en definitiva, cuál sería su ‘gancho’ para apostar por la rehabilitación. Así por ejemplo distingue entre el propietario, que consigue maximizar el valor patrimonial del edificio cuando este es rehabilitado, y el inquilino (en el caso de viviendas en régimen de arrendamiento) cuyo interés radica en tener facturas de menor importe y en contar con el mayor confort posible, a ser posible sin padecer obras ni molestias durante su estancia.

También se distingue entre diferentes agentes inversores o financiadores que pueden entrar en este mercado, comparando por ejemplo entre los bancos privados, que aun no son expertos en eficiencia energética (ni en rehabilitación) y no conocen con certeza el riesgo ni el retorno de la inversión en este ámbito, y los bancos públicos, con mayores posibilidades de retorno puesto que pueden contabilizar, por ejemplo, los ingresos de la recaudación de impuestos o de las cotizaciones de los trabajadores (al crear nuevos puestos de trabajo) así como los beneficios sociales y ambientales de la operación. Por ello, los bancos públicos pueden ser capaces de ofrecer plazos más largos y tipos de interés más bajos, al conocer larentabilidad real de la inversión.

Entre los actores directamente implicados con la generación, suministro o gestión de los contratos energéticos, el documento del grupo de trabajo también analiza diferentes intereses. Por ejemplo, indica que las comercializadoras de electricidad podrían considerar ofrecer mejoras de eficiencia energética como un valor añadido para captar clientes mientras que las suministradoras de gas, que se verían directamente afectadas por una mejora del aislamiento térmico de los edificios existentes (fundamentalmente por la reducción de la demanda de calefacción), centrarían su máximo interés  en ampliar su cuota de mercado y en convertirse en el sustituto del carbón, el diesel u otras alternativas (electrodomésticos, cogeneración, etc).

Por tanto, las estrategias para conseguir la implicación o incorporación de los distintos actores en proyectos de rehabilitación energética pasarían por poder cubrir, en la medida de lo posible, las expectativas y necesidades específicas de cada uno.

Además de los actores mencionados y de otros que se recogen en el documento del grupo de trabajo, deben tenerse en cuenta también a las administraciones públicas, interesadas en aumentar sus ingresos fiscales y reducir costes (prestaciones de desempleo, etc.) así como en llegar a cumplir objetivos ambientales y sociales (reducción de emisiones de CO2, igualdad social, etc.).

Barreras existentes

En el bloque de barreras encontradas el documento los describe agrupándolos en tres grupos:

  • Barreras estructurales: Entre ellas se destaca que se trata de un mercado fragmentado, formado por múltiples actuaciones dispersas y por escasos proyectos que actúen a mayor de escala y que estén coordinados por empresas capaces de ofrecer, por sí mismas, una rehabilitación integral. La barrera de la escala de las actuaciones y de la fragmentación de los proyectos está impidiendo aprovechar economías de escala.
    También se destaca la dificultad encontrada en viviendas en régimen de arrendamiento y la “lucha” de intereses entre arrendadores y arrendatarios, así como la necesidad de contemplar cuestiones como la pobreza energética que padecen cierto número de hogares que son incapaces de hacer frente a los costes de una rehabilitación energética.
  • Barreras financieras: En este bloque se engloba la preferencia de los usuarios a llevar a cabo sólo aquellas actuaciones que tienen períodos de retorno cortos, rechazando las rehabilitaciones profundas (actuar sobre la envolvente térmica del edificio) o percibiendo la inversión en eficiencia energética de forma diferente a la que son capaces de realizar por ejemplo con el objetivo de reformar una cocina o de adquirir un vehículo nuevo.  
  • Barreras de comportamiento: Los ciudadanos en general tienen un gran desconocimiento del comportamiento energético de su edificio así como de las medidas y soluciones que pueden adoptar para mejorarlo. Por otro lado, en muchas ocasiones, no sólo prima la racionalidad económica en las decisiones del ciudadano o incluso se acaban convirtiendo en decisiones colectivas, que ralentizan y dificultan el hecho de poder alcanzar acuerdos.

Teniendo en cuenta los intereses de los diferentes actores y las barreras existentes es posible articular un marco legislativo y una serie de políticas que faciliten la entrada de vías y mecanismos de financiación que hagan viable alcanzar a corto plazo un ritmo considerable de actuaciones sobre el parque de viviendas español, capaz de renovarlo a lo largo de las próximas décadas. A la mejora de la calidad de vida en los hogares se sumarán la generación de puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos y la reducción del impacto ambiental del sector.

Más información:

http://www.conama11.vsf.es/conama10/download/files/conama11//GTs%202010/18_final.pdf

http://www.gbce.es/archivos/ckfinderfiles/GTR/INFORME%20GTR%202012.pdf

 

Fuente: La casa que ahorra

http://www.lacasaqueahorra.org/actualidad/noticias/235-03-07-como-hacer-viable-economicamente-la-rehabilitacion-energetica

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba