Sostenibilidad y eficiencia, claves en las construcciones del futuro

El arquitecto ha de entender la sostenibilidad como la responsabilidad del hombre respecto al medio. Así lo ha manifestado la presidenta de la Asociación Sostenibilidad y Arquitectura (ASA), María Jesús González, durante el debate comparativo de las herramientas de certificación medioambiental que se ha celebrado este miércoles durante la celebración de la jornada ECOhabitar Zaragoza.

González ha expresado que no sólo hay que ver la sostenibilidad como el no hipotecar la vida de las generaciones futuras sino que hay que ir “más allá” del lado medioambiental, económico y social.

ECOhabitar Zaragoza ha hecho llegar a los políticos, técnicos municipales, profesionales del sector de la construcción y agentes sociales esta información de normativas y herramientas de certificación existentes de forma conjunta, para tener una visión transformadora global por parte de todos, y entender que este tipo de acciones significan cambios urbanísticos importantes que alcanzan una mejora de la calidad urbana de las ciudades.

Por ello, la presidenta de ASA ha señalado que “el urbanismo y la arquitectura son esenciales en el nuevo paradigma de la sostenibilidad”. En este debate, se han comparado las herramientas Breeam, Ecómetro, Leed, PassivHaus y Verde.

Breeam es uno de los métodos de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la construcción líder en el mundo. Tal y como ha explicado la ingeniero químico Patricia Laplana, esta herramienta “permite medir, evaluar y ponderar los niveles de sostenibilidad de una edificación en sus diferentes fases”.

Breeam mide el impacto ambiental en diez categorías (gestión, salud y bienestar, energía, transporte, agua, materiales, residuos, uso ecológico del suelo, contaminación e innovación) y otorga una puntuación final que sirve a la vez de referencia y guía técnica para una construcción más sostenible

Se caracteriza por tener unos objetivos específicos diferentes a otras herramientas como mejorar las condiciones interiores del edificio para sus ocupantes o permitir una comparación transparente entre edificios, entre otros.

Ecómetro, que cuenta con poco tiempo de vida, se encarga de medir el impacto ecológico de una vivienda, tanto en la salud humana como en la Tierra. Esta herramienta se basa en cinco ejes diferentes: entorno, material, energía, diseño y agua. Midiendo estos cinco parámetros se otorga un nivel diferente del certificado.

El socio fundador de Satélite Arquitectura (desarrollador de esta herramienta), Iñaki Alonso, ha señalado que “nosotros siempre decimos que ningún proyecto es ecológico, sino que participa en mayor o en menor medida en la ecología”. En este sentido, ha añadido que el mero hecho de construir ya genera impactos sobre el medioambiente, así que “nunca podremos decir que una construcción sea 100% ecológica. Lo que podemos hacer es elaborar proyectos con más cuidado para reducir este impacto.”

Por su parte, la herramienta Passivhaus mide exclusivamente la eficiencia energética de un edifico, lo que la diferencia de todas las anteriores. Tal y como ha comentado el representante de Passivhaus, Carlos Navarro, “es un método de diseño de un edifico de manera que tenga tan poca necesidad de energía que no necesita un sistema propio de calefacción o refrigeración”.

Para poder alcanzar el estándar de esta herramienta, es necesario que el edificio conste de aislante térmico, una reducción de puentes térmicos, un control sistemático de la hermeticidad del aire, el uso de ventanas de alta calidad, la renovación higiénica y continua del aire y la protección solar exterior.

Una de las herramientas de certificación ambiental más conocidas en España es Verde. La arquitecto Maribel Valdasano ha indicado que esta herramienta “mide el grado de sostenibilidad de un edificio evaluando aspectos medioambientales, económicos y sociales”.

Concretamente, Verde sirve para medir y mejorar la construcción de un edificio para asegurar un uso eficiente de los recursos naturales. Concretamente, el sistema de medición que se utiliza es la reducción de impactos en la construcción de un edificio respecto a otro de referencia. Es una herramienta que, además, tiene en cuenta todo el ciclo de vida del inmueble.

Por último, se ha debatido sobre la herramienta estadounidense Leed. La arquitecto Silvia Andrés ha resaltado que este certificado se basa en la incorporación en el proyecto de un edificio de aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y la selección de materiales

A diferencia de otros, Leed se basa en el análisis y validación por parte de un agente independiente de esa serie de aspectos de cada proyecto relacionados con la sostenibilidad. Asimismo, tal y como ha explicado Andrés, es “suficientemente flexible” para aplicarse a todos los tipos de edificios y funciona en todo el ciclo de vida del edificio (diseño, construcción, operación y mantenimiento, implantación del inquilino y adaptaciones significativas).

La jornada ECOhabitar Zaragoza han servido para que todos los agentes que forman parte del sector de la construcción sean conscientes de que este cambio implica el reciclaje y ampliación de sus conocimientos, en una dinámica de formación profesional continua para adecuar su trabajo a las necesidades actuales. A su vez, se ha dado a conocer a las empresas la oportunidad de negocio que la construcción de edificios sostenibles aporta como valor añadido y que, finalmente, se traduce en la generación de empleo y actividad económica verde.

 

Fuente: http://www.ecohabitar.org/sostenibilidad-y-eficiencia-claves-en-las-construcciones-del-futuro/

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba