La inversión en construcción en Alemania crece un 5,7% frente a la caída en España

La crisis europea está beneficiando al sector de la construcción alemán, según un informe elaborado por CESCE, compañía especializada en la Gestión Integral del Riesgo Comercial y en servicios de crédito.

La grave situación que atraviesan la mayoría de los países de Europa está provocando que los bancos y las aseguradoras alemanas inviertan en su propio país. De este modo, la inversión en construcción creció un 5,7% en 2011, un dato que choca con la fuerte caída del 7,6% registrada en España.

 

Sin embargo, Alemania no es el país que experimentó un mayor crecimiento en inversiones en el curso pasado. Al frente de la tabla se sitúan países como Lituania (9,4%), Suecia (9,2%) y Polonia (9%); unas cifras que contrastan con los importantes retrocesos sufridas en Irlanda (-23,5%), Eslovenia (-21,7%) y Grecia (-17,5%).

El empeoramiento de la economía en Europa está afectando de manera directa al sector construcción. La mejoría que algunos países experimentaron durante 2011 no parece tener continuidad en este 2012 y se quedará en un mero espejismo ya que para 2012 se prevé un descenso de la producción del -2%.

La previsión para 2013 contempla que el conjunto de los países crezca un +0,5%, si bien existirán importante divergencias entre países.

Disminuye la actividad constructora europea

En términos interanuales, la actividad constructora europea, al igual que en España, ha disminuido en julio (último dato publicado) un 6,1% en todo el bloque comunitario. Con descensos del 18% para Portugal y Eslovenia, del -14% para Italia y del -10% en Reino Unido.

 

Respecto a la demanda de viviendas,la actividad en España continuará siendo muy débil, al menos en los próximos 20 meses, con unas previsiones de 185.000 viviendas nuevas vendidas en 2012. La principal explicación para esta tendencia se encuentra en las restricciones al crédito, los altos índices de desempleo y en factores sociodemográficos, entre ellos la reducción de la población residente en España y el saldo migratorio neto negativo actual.

La continua sucesión de malas noticias en la economía española (recesión, rescate a la banca, rescate al país...) presentan un escenario que afecta directamente al sector construcción, para el cual las nuevas previsiones auguran caídas del -21% para 2012 y del -8% para 2013. Si bien este sector y principalmente en España está sujeto a importantes volatilidades, para 2014 se prevé una suavización de las pérdidas (-2%).

En términos interanuales, la actividad constructora en España, según Eurostat, descendió un 16,1% en el pasado mes de julio en relación al mismo mes de 2011.

Sector inmobiliario

La edificación residencial continúa paralizada por el gran 'stock' de viviendas remanentes, entre 800.000 y 850.000, que no encuentran salida. Los mayores obstáculos son de índole financiero. El endurecimiento de provisiones, aplicado sobre los activos en cartera, puede forzar la salida al mercado de viviendas a menor precio; pero aplicado sobre la nueva promoción y sobre las nuevas hipotecas, puede ser un inconveniente.

 

Para 2012 y 2013, se espera que el 'stock' de viviendas en España crezca en 115.000 y 110.00 viviendas respectivamente. Hasta 2015, la previsión es que se creen 100.000 nuevos hogares de media anual.

En Europa, sin embargo, las perspectivas son más positivas, aunque modestas. Para 2012, se espera un incremento del 1,8% de edificación residencial, mientras que para 2013 y 2014 la previsión mejora hasta el 3,6% para ambos años. Este crecimiento puede deberse a que la salida de activos y deuda inmobiliaria de las entidades financieras estimule a los inversores, y a que los bancos se están desprendiendo de los activos no estratégicos de sus balances. Todo ello puede generar un mayor dinamismo en el mercado.

La edificación no residencial, sin embargo, tardará más tiempo en mostrar signos de mejora, tanto en España como en Europa. Para 2012, se espera que este tipo de construcciones disminuyan en un -10% en nuestro país, frente al -2,7% de media en el continente. Para 2013, la bajada en España será de un -1% y se producirá una ligera subida en 2014, con un +1,5%.

En Europa, las perspectivas son más positivas, con un crecimiento del 2,4% y 1,8% para 2013 y 2014 respectivamente.

Según CESCE, el problema de España es que existe un exceso de oferta producto de edificación no residencial, cuya producción no frena al mismo ritmo que la caída de la demanda. En este subsector se esperan oportunidades a buen precio a causa del 'stock' que actualmente está en manos de los bancos, pero resulta prácticamente imprescindible algún síntoma de mejora económica para que esto tenga un catalizador sobre la construcción.

 

Fuente: ElMundo

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba