El Templo Romano será visitable a principios del 2013 tras una reforma.

El Templo Romano ubicado en la calle Capitulares va a salir de su jaula. Con esta frase tan expresiva define el concejal delegado de Patrimonio Histórico, Rafael Jaén, la intervención a la que se somete desde ayer mismo el céntrico parque arqueológico, una actuación que persigue su remodelación y puesta en valor y que tendrá como signo externo más visible la eliminación de la valla exterior que lo rodea. El fin último es hacer visitable este espacio, un objetivo que se prevé para principios del año 2013 una vez finalicen las tres fases de la obra.

La intervención tiene un presupuesto global de unos 250.000 euros y está financiada en el marco de la Ruta Bética Romana "para poner en valor un nuevo parque arqueológico en la ciudad", indicó Rafael Jaén, quien se refirió a los monumentos funerarios de la Puerta Gallegos, la vía romana de Santa Rosa, el anfiteatro del Rectorado o los restos romanos de Cercadilla como otros de los enclaves que se plantean recuperar con esta misma herramienta.

En el caso del Templo Romano localizado junto al Ayuntamiento, la primera fase de la obra, ya iniciada, consiste en la limpieza del espacio, la consolidación y recuperación de las medianeras que rodean el conjunto y el extendido de una picadura de granito sobre la que se dispondrán diversos restos arqueológicos para su observación. Igualmente se procederá a la colocación de barandillas para evitar caídas y la eliminación del cerramiento de la calle María Cristina para ganar un nuevo punto de visión del entorno. Esta actuación será ejecutada por Pavimcosa con una inversión de 149.454 euros.

Ya la segunda fase del proyecto se fija en la estructura antigua, es decir, en la base del templo para la recuperación de su imagen inicial, además de la intervención sobre la muralla que atraviesa el templo. Esta iniciativa tiene un coste de 33.709 euros y será desempeñada por FTB Consolidación.

Los responsables del proyecto pretenden que el Templo Romano gane presencia en el espacio, haciéndolo más visible y recuperando la línea natural de los edificios, según afirmó Piedad Aroca, directora de la Oficina de Gestión del Conjunto Histórico, quien apuntó que el cerramiento exterior se prevé "ligero", a base de acero y vidrio. Para facilitar las visitas se habilitará un centro de interpretación y recepción de visitantes que oriente sobre este enclave, que aspira a ser un elemento activo más del patrimonio de la ciudad. Aunque aún queda por definir cómo se gestionará este edificio, el Ayuntamiento tiene claro que se cobrará una entrada.

Una vez culminen estas dos fases se procederá a una tercera, llamada Devotio Augusti , que se refiere a la labor educativa y didáctica que va a rodear a este parque arqueológico. La idea es sacarla a concurso lo antes posible para que pueda culminar al mismo tiempo que las dos anteriores, es decir, el 31 de diciembre como fecha límite.

 

Fuente: Diario Córdoba

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba