30 euros por una obra de valor “incalculable”.

Hace 115 años apareció en Elche (Alicante) el busto de una dama perteneciente a la época íbera (siglo V a.C.) durante las obras de nivelación de una loma. La escultura, ahora de valor “incalculable”, se vendió a un experto francés por 30 euros. Con el paso del tiempo, la información artística y religiosa de la figura la sitúa como una pieza fundamental y reclamo turístico dentro del Museo Arqueológico Nacional.

La Dama de Elche” apareció un 4 de agosto de 1897 envuelta en tierra en la localidad alicantina de Elche. Fue durante el desmontaje de una ladera de la Alcudia, ahora parque arqueológico tras el descubrimiento, para nivelar el terreno y hacerlo apto para la agricultura y el regadío. Un chico de 14 años, Manuel Campello Esclapez, aprovechó el descanso de los obreros para jugar con las herramientas y encontró el busto tras asestar un golpe con el pico en una piedra.

Sin embargo y pese a que actualmente conocemos la importancia del descubrimiento, los obreros dejaron hasta la noche la escultura apartada en el suelo para dársela más tarde al dueño de la finca, Manuel Campello Antón, quien decidió exponerla sobre un taburete en el balcón de su casa. Casi un mes más tarde, Campello vendió el busto a Pierre Paris por 30 euros, 4.000 francos de la época, quien la trasladó al museo Louvre de París.

El valor actual de “La Dama de Elche” es “incalculable”, según afirman los expertos. Se trata del busto más representativo de la época íbera hallado hasta el momento, realizado en piedra caliza y con restos de pinturas, por lo que se trata de una figura policromada. Pertenecía a una estatua mayor, ya que la parte inferior de la escultura aparece segmentada. Ofrece información artística y religiosa sobre la cultura de los íberos que permanecieron en la península en torno al siglo V.

 

Fuente: El valor de las cosas

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba