La ciudad 'aprueba' en un estudio sobre accesibilidad.

No es para tirar cohetes, ya que de 18 ciudades españolas analizadas Córdoba comparte la calificación de "bien" con otras 9 y otras dos la superan con un "muy bien", pero al menos la ciudad califal está por encima de la media en el último y completo estudio realizado por la revista de consumo Eroski--Consumer , centrado en la accesibilidad.

El estudio en concreto, realizado por técnicos de la revista junto a personas con movilidad reducida en silla de ruedas, se basa en tres pruebas: un recorrido de 20 minutos por la ciudad, tomar al azar una línea del servicio de autobuses y nadar en una piscina pública. Curiosamente, Córdoba obtuvo sus mejores notas en las actividades en las que, en general, se encontraron las mayores deficiencias en las 18 ciudades: el paseo por la ciudad y acceder a la piscina en un centro deportivo municipal.

Así, según el informe, el estado de las calles es relativamente correcto en Córdoba para el paso de sillas de ruedas y, respecto al centro deportivo municipal, se destaca que la entrada al recinto era de los mejores (al estar a la misma altura de la acera y no obligar a tomar una rampa), así como los vestuarios y el acceso a la piscina. En ambas actividades logró la calificación de "bien".

La peor nota, aunque también sin suspender ya que logró la calificación de "aceptable", fue en el viaje en autobús, donde se encontró una rampa muy inclinada y en la que después de subir era muy difícil llegar a donde hay que picar el billete.

En el estudio, las ciudades más accesibles con la nota de "muy bien" son Pamplona y San Sebastián, mientras que las peores son Sevilla, Bilbao y Málaga.

 

CONSUMER

¿Se imagina la vida en una silla de ruedas? Acciones como dar un paseo por su ciudad o subirse a un urbano se convierten en grandes pruebas que superar cada día. En España, un 6% de la población padece algún tipo de discapacidad que afecta a su movilidad. EROSKI CONSUMER ha querido comprobar si este colectivo de personas puede realizar tres actividades cotidianas para el resto de la población como hacer un recorrido por la ciudad (de un máximo de 20 minutos), desplazarse en autobús (se tomaba una línea al azar) y nadar en una piscina municipal. Para ello, técnicos de la revista han hecho estas visitas durante el mes de mayo acompañados por una persona en silla de ruedas en 18 capitales del país: A Coruña Alicante, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Córdoba, Granada, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza. Para ello, se ha contado con la valiosa colaboración de numerosas organizaciones de usuarios con dificultades de movilidad: Confederación Galega de Persoas con Discapacidade (COGAMI), la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COFEMFE), la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM), la Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Bizkaia (FEKOOR), la Federación Gaditana de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (FEGADI), la Federación de Asociaciones de Minusválidos Físicos y Orgánicos de Córdoba (FEPAMIC), la Plataforma Representativa Estatal de Discapacitados Físicos (PREDIF), la Coordinadora de Disminuidos Físicos de Navarra (ACODIFNA), la Asociación de Esclerosis Múltiple de Gipuzkoa (ADEMGI), la Asociación de Personas con Discapacidad Física de Álava (EGINAREN EGINEZ) y Disminuidos Físicos Aragón (Fundación DFA).

La conclusión más evidente del informe es que aunque en los últimos años las ciudades se han esforzado en adaptarse a las necesidades de accesibilidad de las personas en silla de ruedas, aún queda mucho camino por recorrer. Y es que la calificación final del estudio ha sido de 'aceptable'. Esta nota varía en función de las ciudades: mientras Pamplona y San Sebastián aprueban con un 'muy bien'; las peores evaluaciones fueron las de Bilbao, Málaga y Sevilla, las tres con un 'regular'. A Coruña, Cádiz y Oviedo se quedaron en el 'aceptable'; y Alicante, Barcelona, Córdoba, Granada, Madrid, Murcia, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza superaron el examen con un 'bien'.

Un paseo con barreras

Callejear por la ciudad no es tan fácil como parece. Las personas con movilidad reducida siguen encontrando obstáculos y barreras arquitectónicas que se lo impiden. Así lo ha comprobado EROSKI CONSUMER durante el recorrido, de 10 a 20 minutos, en diferentes zonas de las 18 ciudades.

Los trayectos obtuvieron una nota final de 'aceptable', aunque las calificaciones varían de una ciudad a otra. Los de Pamplona, San Sebastián y Valladolid fueron accesibles y se valoraron con un 'muy bien'. No así los de A Coruña, Cádiz y Sevilla, donde fueron de 'regular'. Además, mientras los recorridos en Barcelona, Bilbao, Córdoba, Madrid, Oviedo, Valencia y Zaragoza lograron un 'bien'; los de Alicante, Granada, Málaga, Murcia y Vitoria se quedaron en el 'aceptable'.

Durante los recorridos, los técnicos de la revista y sus acompañantes en silla de ruedas comprobaron que en la mitad de las ocasiones, en algunas zonas el pavimento no era estable: adoquines levantados, baldosas rotas y sueltas, baches, agujeros o socavones eran algunos de los problemas más evidentes y que podían ocasionar situaciones de peligro; en especial, en A Coruña, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Granada, Oviedo, Sevilla, Vitoria y Zaragoza.

Es importante que cuando una persona en silla de ruedas pasea por la ciudad, la acera tenga una anchura de paso libre de obstáculos igual o mayor a 120 centímetros. No se cumplía en una de cada cuatro ocasiones. Destaca la capital gaditana, donde se encontraron muchos obstáculos que impedían el paso: papeleras, bancos, macetas, rejillas de ventilación, sumideros o alcantarillas, sillas y mesas de los bares dificultaban en ocasiones el paso.

En Málaga, San Sebastián y Vitoria la acera y la calzada se encontraban al mismo nivel en todo el recorrido, pero no era lo habitual. Cuando esto ocurre, los bordillos no deben tener una altura superior a los 14 centímetros; en dos de cada tres recorridos esto era así. Al llegar a una intersección es fundamental que la acera esté rebajada y coincida con el nivel de la calzada; algo que no sucede en la mitad de las ocasiones. Por ejemplo, en Alicante la persona en silla de ruedas se vio obligada a seguir su camino por la calzada unos 20 metros hasta que encontró un vado con rampa y pudo subirse a la acera. Aun así, en los lugares donde había un rebaje, también se encontraron fundamentalmente dos problemas: acababa en un pequeño escalón (en Granada y Valencia) o la rampa tenía demasiado desnivel (Málaga y Valladolid).

Obviamente, la presencia de escaleras es uno de los impedimentos más importantes; se encontraron en los recorridos de una de cada cinco ciudades. La instalación de rampas es una medida para sortearlas, como se observó en A Coruña, Cádiz, Murcia y Zaragoza; aunque en algunas de ellas se encontraron algunos defectos: la pendiente era demasiado pronunciada, no había suficiente espacio para maniobrar...

 

Fuente: Diario Córdoba y Consumer.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba