El vecindario como forma de producción de urbanismo.Estudio Teddy Cruz.

La reciente situación de crisis económica Europea ha generado la búsqueda entre arquitectos y urbanistas de nuevas soluciones que hagan posible un crecimiento de nuestras ciudades a bajo coste y que generen bienestar en el espacio público a la sociedad tan afectada por los recortes y pérdidas. Asimismo esta crisis ha traído consigo una presión constante por parte de inversores internacionales sobre la economía europea desde 2008 para poder introducirse más libremente dentro de los distintos mercados de cada país. Este proceso se ve reflejado en el vertiginoso proceso de reajuste que estamos presenciando que se resume en rápidos cambios de regularización y una apertura a la inversión extranjera, que en urbanismo se ha presenciado con casos como el proyecto EuroVegas(http://elpais.com/tag/eurovegas/a/). España, así como la ya expoliada Grecia, se está acercando cada vez más a los modelos neoliberales de México o Chile. Países que han sufrido durante décadas en sus grandes capitales, México DF y Santiago de Chile, las consecuencias urbanas de la inversión privada desregularizada que no atiende a normativas o usos del espacio público que no sean privados. Este urbanismo, el de las grandes corporaciones, entraría en enfrentado conflicto con esta búsqueda de un urbanismo sostenible ya que su objetivo es obtener el máximo beneficio sin dar nada a cambio a la sociedad.

 

Sheldon Adelson, magnate estadounidense y promotor de Euro Vegas, ante lo que podria ser el complejo de casinos y ocio en Barcelona.

Dada esta situación de conflicto de intereses y búsqueda de nuevas soluciones no es de extrañar que conferencias, como la que el impartió arquitecto y urbanista Teddy Cruz  en la Architectural Association y la University of London el pasado 30 de Mayo, susciten tanto interés. En concreto esta intervención, dentro del ciclo de conferencias organizado por el programa de Master Housing and Urbanism de la AA(http://informalcity.aaschool.ac.uk/?page_id=2) y  el programa de Master en Research Architecture de Goldsmiths (http://www.mara-stream.org/events/teddy-cruz-where-is-our-collective-imagination/), consiguió reunir mayor audiencia que otras celebradas en el mismo año por otros programas de ambas universidades. El trabajo que Teddy Cruz ha realizado en los vecindarios de vivienda unifamiliar de la ciudad fronteriza de Tijuana, California (EEUU), transformada en un laboratorio para testar nuevas ideas de urbanismo que traten los problemas que plantean el conflicto entre intereses globales y organizaciones espaciales locales, han suscitado la curiosidad de todos los investigadores y profesionales relacionados con el urbanismo de Londres. Particularmente son su investigación sobre nuevas formas de urbanismo que impliquen diferentes partes interesadas para poder encontrar soluciones rentables para todos (win/win) y sus propuestas de reciclaje material para crear nuevas formas de vivienda las que han obtenido mayor repercusión. Ambas cuestiones enlazan con la búsqueda de soluciones urbanísticas a los problemas actuales que ocurren en las ciudades Europeas.(http://www.california-architects.com/en/estudio/en/)

Imagen de la conferencia de Teddy Cruz en la Architectural Association, Mayo 2012

La carrera del arquitecto Teddy Cruz comienza tras estudiar en la Universidad Rafael Landivar de Guatemala City y la Graduate School of Design de la Universidad de Harvard con la apertura de su oficina de arquitectura Estudio Teddy Cruz(http://estudioteddycruz.com/ ) en el año 2000 en San Diego, California. En esta oficina Cruz dedica su trabajo a estudiar las dinámicas urbanas generadas en el límite entre Estados Unidos y México investigando de cerca el impacto de las dinámicas socio-económicas en la arquitectura y el planeamiento urbano. Poco después esta investigación se tradujo en una serie de proyectos y proposiciones que teorizaban sobre las condiciones de este entorno y que se centraban principalmente en desarrollar procesos de construcción y planeamiento. Estas propuestas fueron apoyadas por un trabajo paralelo en el departamento de  Artes Visuales de la Universidad de California, San Diego, donde Teddy Cruz como catedrático en urbanismo y cultura publica cofundó el CUE/ Center for Urban Ecologies. Este grupo de investigación en arquitectura y urbanismo centra sus investigaciones, dentro del marco planteado por el estudio de Cruz, en la creación de nuevas herramientas de compromiso político en la transformación de la ciudad en conflicto socio-cultural.

Imagen resumen del Estudio Teddy Cruz

 

Urbanismo como proceso político y económico

Uno de los proyectos principales que el equipo de trabajo de Teddy Cruz ha desarrollado en los últimos 10 años ha sido el trabajo colaborativo con la organización no gubernamental comunitaria Casa Familiar en la ciudad fronteriza con México de San Ysidro (California, EEUU).(http://www.moma.org/interactives/exhibitions/2010/smallscalebigchange/projects/casa_familiar)Formada en sus dos terceras partes por viviendas multifamiliares, San Ysidro cuenta con una población mayoritariamente emigrante de renta por debajo de la media estatal que necesita asistencia social, educacional, laboral y de servicios, así como una oferta de vivienda al nivel de sus posibilidades económicas. Cruz, tras haber estudiado las posibilidades de un área principalmente de suburbia, propuso un sistema complejo de vivienda con espacios compartidos que  activarían social y económicamente la densa  fábrica urbana. De esta investigación resultaron dos proyectos a pequeña escala en solares abandonados y desaprovechados donde se integraban centros comunitarios con apartamentos asequibles y espacios flexibles multiusos interiores y exteriores: el Senior Housing with Childcare y el Living Rooms at the Border.

Proyectos Senior Housing with Childcare y el Living Rooms at the Border de Estudio Teddy Cruz en San Ysibro (CA, EEUU)

En ambos casos Cruz propone una forma de diseño urbano donde los procesos políticos y económicos tienen una parte importante del proyecto. Un proceso que como el arquitecto comentaba en su conferencia ha tardado diez años pero que finalmente se está llevando a cabo. En este proceso se diferencias dos aptitudes opuestas, y en muchos casos enfrentadas, hacia la promoción de vivienda. Por un lado estarían los promotores privados que buscan en la inversión inmobiliaria, a través de grandes créditos, un crecimiento del valor económico de la propiedad a través de la construcción de gran densidad de vivienda para un habitante genérico. Todo sin aportar nada a la infraestructura pública. Por otro lado estaría las cooperativas o grupos comunitarios que buscan un valor social y cultural como maquina económica y beneficio para el vecindario. Este tipo de organizaciones utilizan microcréditos para construir pequeñas intervenciones que ayuden en la vida cotidiana del vecindario y aumente el número de intercambios sociales entre vecinos.

Esquema sobre las dos partes enfrentadas: el promotor vs la ONG o asociacion comunitaria Casa Familiar


Ante estas dos posiciones Cruz propone un urbanismo para el vecindario en 4 puntos. El primero es situar lo informal, aquellas construcciones que se han hecho sin consentimiento formal de las instituciones y que han ido surgiendo por iniciativa de los vecinos. ONGs y asociaciones comunitarias, en este caso Casa Familiar, coordinan un mapeado y documentación de estas construcciones informales y los usos mixtos que se han ido generando a través de talleres que se realizan con los vecinos de la comunidad. El segundo paso es crear nuevas categorías zonales mediante la legalización por parte de los ayuntamientos de estas construcciones ilegales creándose una nueva zona de producción económica. El tercer paso trata de facilitar el proceso de permiso a través de añadir al vecindario nuevas unidades de vivienda mas económicas en las que pueda entrar el capital privado. Finalmente estaría un cuarto paso en el que se media el proceso económico mediante microcréditos destinados a los nuevos vecinos y posibles pequeños emprendedores y empresarios para poder ocupar las nuevas construcciones, rompiendo así con los grandes prestamos que normalmente mueven las promociones de gran tamaño. A partir de aquí los residentes compartirán propiedad de los servicios con la ONGs o asociaciones comunitarias.

Resumen de los 4 pasos para un urbanismo “sostenible” del Estudio Teddy Cruz


Casa Familiar: la acción de una pequeña parcela

Entrando en detalle de cuál es la aplicación de estos cuatro pasos dentro de la propuesta urbanística analizaremos el caso de una de las parcelas del proyecto de la ONG comunitaria Casa Familiar. El primer paso es la compra por parte de la ONG de una antigua iglesia en desuso para poder aplicar después una nueva reparcelación del solar en partes menores o pixelaciones de la propiedad para que puedan ser fácilmente explotadas por pequeñas inversiones. De esta manera la iglesia se convierte en una incubadora de producción cultural que generara nuevas categorías de programación socio-económica. A partir de aquí, y gracias a la legalización del proceso, comienzan las nuevas construcciones que irán generando riqueza al vecindario y a la propiedad privada (win/win). En uno de los extremos del solar, y dentro de una de estas pixelaciones, se crean una serie de marcos abiertos equipados con electricidad, cocinas colectivas y mobiliario urbano movible. De esta manera la ONG Casa Familiar inyecta diariamente en el conjunto residencial suburbano una serie de programas culturales y económicos específicos que producen interferencias con todo tipo de público: los jueves se realizaran talleres para la nueva comunidad, los sábados un mercadillo y a diario cocinas colectivas que apoyaran a los comerciantes cercanos. Este espacio abierto del conjunto es la base del crecimiento sostenible de la vivienda privada, es un lugar que introduce programas colectivos específicos que apoyan la economía informal y la organización social.

Imagen de la animación que describe el proyecto Casa Familiar. En esta escena se describe la reutilización de la iglesia antigua y los nuevos marcos para actividades como incubadoras urbanas.

Tras la configuración de estos marcos y su activación se sitúan sobre ellos una serie de viviendas con distintas tipologías que atienden a los nuevos posibles vecinos: jóvenes y madres solteras con niños; que participaran co-dirigiendo estos programas socio-económicos descritos anteriormente. Es importante destacar aquí que para Cruz los conjuntos de viviendas no son sostenibles simplemente como unidades sino que necesitan ser conectadas con distintos sistemas de apoyo, que en este caso serian la serie de actividades planteadas. Asimismo en la parcela contigua se propone una serie de dúplex para artistas, otro tipo de incubadora de nuevos programas. Los artistas pagan el alquiler de estas viviendas-taller a la ONG Casa Familiar en forma de servicios sociales a la comunidad, como talleres o educación gratuita, entre otras posibilidades.

Escena de la misma animacion donde se describe otra incubadora urbana mediante la creacion de viviendas y talleres para artistas.

Para finalizar el proyecto la última parcela del solar estará destinada a viviendas para familias grandes que crecen con el tiempo debido a que las generaciones sucesivas deciden quedarse a vivir en cercanía. Estas viviendas están equipadas con pequeñas extensiones o naves que pueden ser ocupadas por su gran flexibilidad espacial por las diferentes generaciones que quieran permanecer cercanas a su familia.  Asimismo este conjunto residencial fomenta el espíritu comunitario, a través de una serie de cocinas compartidas por cada dos familias, y el negocio de pequeño tamaño, proporcionando locales comerciales de renta baja.

Escena en la que se describe la última intervención para familias que gradualmente se hacen grandes en un mismo espacio compartido.

Resumiendo, los objetivos principales que Cruz pretende desarrollar con este proyecto son redefinir el término densidad, normalmente entendida como mayor cantidad de vivienda y beneficio, como una cantidad de intercambios sociales por metro cuadrado, y el proyecto de vivienda como un sistema de interacciones económicas y culturales. La viabilidad de ambos procesos, el político-económico y  el proyectual, no se puede aun valorar por su estado de propuesta. Sin embargo las posibilidades que plantea, aun siendo un caso en los Estados Unidos en donde la inversión privada es casi el 80% de la construcción de vivienda, abren nuevas posibilidades para la concepción del urbanismo en las regiones Europeas y más concretamente en España. En nuestro país aun no se han planteado soluciones viables entre gobierno e iniciativa privada, pero muy posiblemente, y siguiendo este esquema planteado por el arquitecto Teddy Cruz y muchos otros, puedan surgir soluciones en las que todas las partes, publica, privada y comunitaria, ganen. Con este artículo se pretende comenzar un debate sobre otras posibilidades y dar a conocer el trabajo de esta oficina de San Diego que tanta repercusión está teniendo en los debates urbanos y sobre vivienda.

 

Fuente: Arquitectura Viva.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba