El futuro del stock residencial está en manos de los inversores extranjeros

El mercado residencial español es uno de los más afectados por la caída constante de los precios de la vivienda, registrando un ajuste medio del 35%, con excepciones –cada vez menos excepcionales- del 50%. En este sentido, el exceso de oferta y la poca demanda, una tasa de desocupación muy superior a la europea, la política de recortes sin precedentes o la confirmada recesión de la economía española no auguran que esta caída libre de los precios vaya a frenarse en un corto plazo.

 

Entre los productos que ofrece el mercado, los inmuebles que no estén en manos de bancos seguramente experimentarán una mayor rebaja en los precios, sobre todo por el goteo constante de gastos que genera a un propietario un inmueble vacío sin vender y que entre impuestos, comunidad y suministros, puede oscilar entre los 1.800 y los 2.500 euros anuales.

 

El dilema sobre cómo dar salida a este stock de viviendas, está servido. La clave, con toda probabilidad, estará fuera del territorio español: el sector ha puesto sus máximas expectativas en los inversores extranjeros, especialmente rusos y de los países nórdicos. Hoy por hoy, si alguna posibilidad queda de negocio, está en sus manos.

 

Por ello, las estrategias dirigidas en esta dirección son cada vez más importantes y también las que tienen más posibilidades de éxito. Y es que, al final, los inversores extranjeros son los que decidirán si los precios han tocado fondo o no y el comprador de alto standing será el más beneficiado por esta situación porque, pese a que quizás no necesite financiación, es el único comprador potencial y sólo invertirá si los precios son competitivos.

 

Fuente: Inmodiario

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba