Fuimos los primeros.

La inspección técnica de edificios ha sido la crónica de un fracaso en la Axerquía Norte, una zona en la que empezó a aplicarse porque contaba con la ventaja de haber sido declarada por la Junta como área de rehabilitación concertada por las necesidades en rehabilitación de vivienda de los barrios que alberga (Santa Marina, parte de San Andrés, San Agustín, San Lorenzo y los Trinitarios). A pesar de que ya han transcurrido tres años desde que entró en vigor, que era el tiempo estipulado para extenderla a los inmuebles cincuentenarios, que debían quedar revisados en el 2012, solo un 4%, poco más de una treintena de los 757 edificios de la Axerquía Norte que estaban obligados al chequeo, se han sometido al mismo. La petición de ayudas tampoco ha tenido mucho éxito.

La ordenanza que entró en vigor el 25 de septiembre del 2009 daba de plazo hasta la misma fecha de un año después a 51 inmuebles centenarios y a 19 Bienes de Interés Cultural y catalogados de la Axerquía Norte más los ubicados en su entorno más inmediato, que no se llegaron a cuantificar. El primer informe, realizado por la empresa Mohedano Estudio de Arquitectura para una vivienda de más de 300 años de la calle Moriscos, que no necesitó obras, llegó en septiembre, dos semanas antes de expirar el primer plazo dado por Urbanismo, que se vio obligado a ampliarlo al recibir una treintena de solicitudes de aplazamiento. En tiempo y forma, solo llegaron dos informes, a los que, tras la prórroga, se unieron algunos más.

Entre septiembre del 2010 y septiembre del 2011 debían haberse sometido a un chequeo 187 edificios con una antigüedad de entre 75 y 100 años. Sin embargo, en mayo del año pasado, la única documentación que había en Urbanismo era la de 31 edificios de la primera tanda, la de los centenarios, con lo que, hasta ese momento, el grado de cumplimiento de la ITE era del 14% de los más de 200 que tenían que pasarla en los dos primeros años de vigencia. Después, no se ha avanzado, a pesar de que desde septiembre del 2011 corre el plazo dado a los más de 500 edificios de entre 75 y 50 años.

Vimcorsa estableció ayudas para los informes, que fueron solicitadas por 13 familias. De ellas, concedió 8 en febrero del 2011. Más tarde, en octubre de ese año, otorgó una más a una vivienda de la calle Ocaña que recibía 295 euros para sufragar los 590 del informe. Aún no se habían agotado los 150.000 euros de ayudas presupuestados para el 2010. Para este año hay previstos 40.000.

 

Fuente: Isabel Leña. Diario Córdoba

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Tiempo Córdoba